Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

PAZ INTERIOR

Paz interior

En otro tiempo ustedes, por su actitud y sus malas acciones. Estaban alejadas de Dios y eran sus enemigos. Pero ahora Dios a fin de presentarlos santos, intachables e irreprochables delante de él, los ha reconciliado en el cuerpo mortal de Cristo mediante su muerte los ha reconciliado en el cuerpo mortal de Cristo mediante su muerte (Colosenses 1:21,22)

OTRA DE LAS IMPLICACIONES QUE LA JUSTIFICACION tiene en la vida del creyente, es que este tiene conciencia intima de estar reconciliado con Dios. Antes vivíamos una vida de enemistad con el Señor; era nuestro enemigo. Ahora estamos en paz con él. Dios es nuestro amigo; y más que eso, es nuestro Padre que nos ama y cuida. La paz con él es uno de los resultados de la justificación: “En consecuencia, ya que hemos sido justificados mediante la fe, tenemos paz con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo” (Rom. 5:1). Esta paz significa reconciliación: “Todo esto proviene de Dios, quien por medio de Cristo nos reconcilió consigo mismo” (vers. 19).

Como resultado de esta reconciliación con el Señor, no solo estamos en paz con él, sino que estamos en paz con nosotros mismos. Los sentimientos de culpabilidad ya no nos aquejan. Los complejos de diversa naturaleza quedan atrás. Ya no nos sentimos ni el centro del universo ni gusanos miserables. Sin embargo, sabemos que tenemos gran valor para Dios, porque dio a su Hijo para redimirnos. Somos hijos del Rey del universo, los hijos de los reyes de este mundo no nos inquietan ni son nuestro ejemplo. La Estrella de la mañana ha amanecido en nuestro corazón, las así llamadas estrellas de este mundo no nos deslumbran. No nos sentimos grandes delante de los pequeños, ni pequeños delante de los grandes. No envidiamos a los ricos, porque somos herederos y coherederos con Cristo. Tenemos paz interior.

Esto hace que la vida del cristiano sea una vida de contentamiento personal. El cristiano no envidia la suerte de otros, ni pretende tener lo que otros poseen. Conocer a Cristo es gran ganancia: “Es cierto que con la verdadera religión se obtienen grandes ganancias, pero solo si uno está satisfecho con lo que tiene” (1 Tim. 6:6)

Que Dios te bendiga, oramos por ti!

Abril, 04 2010



Ultimos comentarios
  1. Nohemí
  2. SILVIA CASTELLANOS
  3. paloma

Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: