Porque al que tiene, le será dado

“Porque al que tiene, le será dado, y tendrá más; y al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado” (Mateo 25:29).

Estamos viviendo en tiempos donde Dios está llamando a Su pueblo para hacer Su labor en la tierra y, como buenas ovejas, debemos escuchar Su llamado y actuar consecuentemente a él. Pero nos hacemos los oídos sordos muchas veces y somos víctimas de la comodidad espiritual y creemos que yendo solamente a la iglesia, estamos haciendo la obra. Dios quiere bendecirte en gran manera y desea que tu vida tenga un propósito especial en esta tierra. Es por ello, que con cada llamado viene una misión o una tarea especial. En el Reino de Dios establecido en la tierra hay pastores, maestros, adoradores, intercesores, servidores (ujieres), apóstoles, etc y cada uno, pese a su llamado en el Señor, cumple con una tarea especial, una tarea que sólo le fue encomendada a él.

Hemos sido llamados herederos y coherederos del Reino de Los Cielos, pero la herencia que vas a recibir en el cielo va a ser directamente proporcional a la dedicación que tengas con respecto a los negocios del Padre. El Señor tiene un llamado y una tarea especial para cada uno, para ti que lees este devocional también la hay. Pero si no quieres realizar esa tarea que sabes que tienes que hacer, es porque no quieres que Él te bendiga de la manera que ya pensó y ¿sabes qué dice la Palabra al respecto? “Si ustedes saben hacer lo bueno y no lo hacen, ya están pecando” (Santiago 4:17 LBLA). Recuerda que lo que el Señor ha preparado para ti es solamente para ti y para nadie más. Sin embargo, si tú desprecias lo que Él te quiere dar, le será dado a alguien más. Esa es la razón por la cual cada uno tiene dones especiales, los cuales debemos usar para seguir estableciendo el Reino de Dios en esta tierra. Pero cuando esos dones no son utilizados para la tarea encomendada, nos metemos en problemas con Dios, porque al final todos daremos cuenta de ellos.

No pierdas tu bendición por causa de tu rebeldía y de tu desobediencia, sé obediente, no pierdas el tiempo distrayéndote con cosas vanas, sirviendo a otros dioses. El hijo obediente es aquel que oye la voz de Su Padre y diligentemente hace lo que le encomiendan. No sé qué te han encomendado hacer, tampoco conozco el propósito por el cual fuiste llamado. Pero lo que sí sé es que si Jehová Dios te ha llamado es porque desea bendecirte sobreabundantemente a ti y a los tuyos. Sé obediente, escúchale y pídele que te guíe con Su Espíritu Santo para que le sirvas en esta tierra como Él desea que lo hagas, con excelencia. Dios te bendiga sobreabundantemente en este bello día. Dale LIKE si te ha gustado este mensaje y sé de bendición compartiendo con otros. Feliz fin de semana.

Bajo la guía del Espíritu Santo,

Sergio Meza Padilla



Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: