Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Qué es la Fe

devocionales cristianos2 destacados , pensamientos cristianos, oraciones cristianas, mensajes cristianos para jovenes, devocionales cristianos

Por medio de las cuales nos ha dado preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas llegaseis a ser participantes de la naturaleza divina, habiendo huido de la corrupción que hay en el mundo a causa de la concupiscencia. 2 Pedro 1:4.

 

Miguel es joven y apuesto. Hijo de una buena familia, tiene todo lo que un joven, a su edad, necesita: casa, estudio, auto, amigos, libertad.

 

Sus padres son de aquellos que confían en el hijo hasta el punto de dejarlo libre los fines de semana. Él sale cada sábado de noche con una chica diferente. En las fiestas, es el centro de las atenciones, el más conversador, el sueño de las chicas. Lo que nadie sabe es que Miguel lucha contra tendencias homo­sexuales. Él no quiere ser así; sabe que esa no es la voluntad de Dios. Miguel dice ser cristiano.

 

Otro caso. Claudio es casado, y tiene dos hijos. Es respetado y admirado en su trabajo; sus hijos se sienten orgullosos de él; su esposa sonríe de alegría por tener un esposo como él. Por donde Claudio va, las personas lo rodean y lo abrazan: es el fiel retrato del éxito. Pero, ese retrato no muestra a Claudio en la oscura madrugada.

 

Amparado por las sombras, se transforma en un surfista de las ondas de Internet; esas ondas lo llevan a sitios pornográficos: es un enviciado. Y, no obstante, es un líder religioso.

 

¿Cuál es la semejanza entre Claudio y Miguel? ¿La vida paralela? ¿La in­tención de esconderse? ¿La vida en la penumbra? Puede ser.

 

Pero, el versículo de hoy habla de una promesa: esta promesa es la que une a Claudio, a Mi­guel, a ti y a mí.

 

La promesa es: tú puedes ser partícipe de la naturaleza de Cristo, y libre de las corrupciones de este mundo. ¿Podemos lograrlo? Si preguntásemos a Claudio y a Miguel, dirían: ¡No veo cómo! ¡Ya lo intenté, ya luché, ya lloré; pasé noches en oración, ayuné. Y ¡continúo siendo un pobre pecador!
El verbo “dar”, en el versículo de hoy, proviene del griego dedoretai. Es usado para destacar que recibes sin merecer, sin tener el derecho. Ser compa­ñero de Cristo, y libre, es algo que no merecemos: lo recibimos solo porque lo aceptamos. ¡Aceptar es ejercer fe!
Claudio, Miguel, tú y yo: él nos ha dado preciosas y grandísimas prome­sas, para que por ellas llegásemos a ser participantes de la naturaleza divina, habiendo huido de la corrupción que hay en el mundo. DIOS TE BENDIGA,

 



Ultimos comentarios
  1. Cristiam Antonio Lopez Machare
  2. jesus
  3. Freddy Reyes
  4. Myrna
  5. cons
  6. Beatriz
  7. alfredo
  8. Arley Correa
  9. Mariuxi Ramos

Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email:

×