Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

¿Qué piensas hacer en este 2017? Parte 1

Cada año que empieza establecemos una serie de metas tanto a nivel espiritual como secular y esperamos, lógicamente, poder cumplirlas o alcanzarlas. Y es que cuando empieza un nuevo año siempre será nuestro deseo que sea bendecido, próspero y victorioso.  ¿Es tu mayor deseo tener un año con las características anteriormente mencionada?Entonces presta atención a este devocional, porque te dará una serie de pautas para poder alcanzar esos deseos que tienes en tu corazón.

Mira lo que dice la Palabra en 2 Reyes 18:1-7: “en el tercer año de Oseas hijo de Ela, rey de Israel, comenzó a reinar Ezequías hijo de Acaz rey de Judá. Cuando comenzó a reinar era de veinticinco años, y reinó en Jerusalén veintinueve años. El nombre de su madre fue Abi hija de Zacarías. Hizo lo recto ante los ojos de Jehová, conforme a todas las cosas que había hecho David su padre. El quitó los lugares altos, y quebró las imágenes, y cortó los símbolos de Asera, e hizo pedazos la serpiente de bronce que había hecho Moisés, porque hasta entonces le quemaban incienso los hijos de Israel; y la llamó Nehustán (nombre que se le dio a la serpiente. de bronce que Moisés levantó en el desierto). En Jehová Dios de Israel puso su esperanza; ni después ni antes de él hubo otro como él entre todos los reyes de Judá. Porque siguió a Jehová, y no se apartó de él, sino que guardó los mandamientos que Jehová prescribió a Moisés. Y Jehová estaba con él; y adondequiera que salía, prosperaba”.

Hablemos, pues, de cinco pautas, de acuerdo a esta Palabra, para tener un año bendecido, próspero y victorioso. Tomemos como ejemplo el testimonio del Rey Ezequías. Aquí están dichas pautas:

Número uno, DIOS TE PONE EN EL LUGAR CORRECTO. ¿Sabes que Jehová Dios es quien abre y cierra puertas? Apocalipsis 3:7 – RVR1960 nos enseña que, el que abre y ninguno cierra, y cierra y ninguno abre, pero ¿por qué traigo este verso a colación? Sencillo, porque Ezequías no fue rey de Judá solo porque él quiso, sino porque el Señor lo decretó. Así que cuando una oportunidad aparezca en tu vida, piensa que Dios abrió esa puerta para bendecirte de alguna forma, no fue por tus propias fuerzas. ¿Recuerdas la historia de José, El Soñador? Primero fue vendido como esclavo, luego fue mayordomo en casa de Potifar y allí su esposa mintió y, por ende, fue encarcelado. Finalmente, después de sabiamente interpretar un sueño a Faraón, termina siendo el segundo al mando en Egipto, ¿ves?. Este es otro ejemplo de que es Dios quien nos pone en el lugar correcto para cumplir Su propósito. Déjame preguntarte en este día, ¿qué puerta o puertas abrió Dios para ti en este año? ¿Qué propósitos tiene Él para ti? Porque estás ahí no por pura casualidad, sino porque Él así lo decidió.

Número dos, ES NECESARIO AGRADAR A DIOS. El verso 3 de la palabra nos enseña que Ezequías hizo lo recto delante de Jehová, pero ¿lo hizo para agradar al hombre o lo hizo para agradar a Dios?. El pueblo de Judá quería seguir quemando incienso a otros dioses, entre ellos Asera; no obstante, Ezequías anhelaba que el pueblo pudiera volverse a Dios. Para poder hacerlo, debía destruir todos los lugares altos y destrozar todas las figuras. Probablemente, eso no agradaría a los hombres, pero a Dios sí. En Hechos 5:29 – RVR1960 el Apóstol Pedro dice: “Es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres”. Eso es exactamente algo que debes empezar hacer este 2017: obedecer a Dios, lo cual es lo mismo que agradarle, si obedece eres obediente y cuando eso sucede las puertas y ventanas de los cielos se abrirán a tu favor.

En nuestra próxima entrega te contaremos las otras tres pautas que debes seguir para tener un 2017 bendecido, próspero y victorioso. Dios te bendiga sobreabundantemente hoy y siempre. No olvides ser de bendición para otras personas, comparte este mensaje, Dios bendecirá a alguien más a través de él.

Bajo la guía del Espíritu Santo,

Sergio Meza Padilla

P.D.: Presionando aquí puedes leer la parte 2 de este devocional



Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: