Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

¿Qué tan rico eres?

Para muchos ser rico es sinónimo de tener muchas posesiones, aun en la Palabra encontramos personas que eran muy ricas. Sin embargo, en el plano espiritual, lo que poseas aquí no mide cuán rico tú eres, porque a la hora de morir nada nos llevamos. La Biblia nos exhorta a buscar primeramente el reino de Dios y Su justicia para que todo lo que necesitemos sea añadido (Mateo 6: 33 RVR1960). En medio de los afanes del mundo, hay gente que desea buscar riquezas, pero esa misma riqueza no puede comprarte la felicidad, la paz o el gozo que sí te puede brindar solamente el Señor Jesús. Probablemente las riquezas que andas buscando en el mundo nunca llenarán ese vacío que hay en tu corazón, pero Cristo sí puede llenar ese vacío.

Mira lo que dice la Palabra de Dios con respecto a este tema:
“Hay quienes pretenden ser ricos, y no tienen nada; y hay quienes pretenden ser pobres, y tienen muchas riquezas” (Proverbios 13:7 RVR1960).
Cuando Cristo habita en nosotros, podemos afirmar que lo tenemos todo, que realmente somos ricos, pero deseo que entiendas este término desde el plano espiritual. Es por eso que, hay gente que dice que la felicidad ni el amor se compran con dinero. Estas dos cosas felicidad y amor se hallan solamente cuando buscas de corazón el reino de Dios.

¿Cómo quieres medir tu riqueza, desde el plano material o espiritual? Si leemos la Biblia, quienes buscaron primeramente el reino de Dios y su justicia, y caminaron en obediencia, creyendole al Padre, fueron bendecidos sobremanera, Abraham fue uno de ellos. Cuando dejó su parentela y siguió la voz de Dios, dice la misma Palabra que era riquísimo en ganado, en plata y en oro. También está la historia de Job, quien después de perderlo todo, el Señor le da siete veces más lo que había perdido. Pero estos personajes fueron siempre humildes, sus ojos estaban puestos en el reino de Dios y no en sus posesiones, dicho en otras palabras, sus miradas estaban puestas en el Padre de la bendición y no en la bendición misma.

¿Qué tan rico eres? ¿En dónde está puesto tu corazón? ¿Existe algún ídolo en tu vida que impida que realmente experimentes la verdadera felicidad? Recuerda que, en la vida hay cosas que el dinero no puede comprar, como por ejemplo, la salvación o el amor. Hoy deseo exhortarte a que busques del Reino de Dios y Su justicia primeramente, lo demás será añadido a su debido tiempo. Dios te bendiga en gran manera hoy y siempre, no olvides ser de bendición para otros, comparte este devocional.

Bajo la guía del Espíritu Santo,
Sergio Meza Padilla



Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: