Revelación a ciegas

Comprender y aceptar quién es Jesús y lo que significa para nuestras vidas es cuestión de que nos sea revelado. No solo basta con un mero conocimiento o una repetición de algo que nos fue dicho, es necesario que el Espíritu Santo nos revele Su divinidad para entender que Él es el único camino que nos conduce a reconciliarnos con el Padre para obtener la vida eterna. Hubo un personaje bíblico que caminó con el Señor Jesús, pero quien infortunadamente, no logró ser salvo porque no sabía con quién caminaba, ese personaje fue Judas Iscariote. ¿Cuántos Judas existen actualmente? No hablo en términos de entregar al Señor, pero sí en términos de caminar con Él sin conocerle  y sin saber quién es. No obstante, habrá momentos en los que el mismo Señor Jesús revelará Su divinidad y esta será nuestra reacción, mira lo que dice la Palabra:

Pero Jesús, sabiendo todas las cosas que le habían de sobrevenir, se adelantó y les dijo: ¿A quién buscáis? Le respondieron: A Jesús nazareno. Jesús les dijo: Yo soy. Y estaba también con ellos Judas, el que le entregaba. Cuando les dijo: Yo soy, retrocedieron, y cayeron a tierra” (Juan 18:4-6 RVR1960). Quizá te debas estar preguntando, ¿por qué los que buscaban a Jesús cayeron a tierra? ¿Fue un temblor quizá el que hizo que se cayeran? ¿Qué otra explicación puede existir? Sencillo, vayamos a Éxodo 3:13-14 RVR1960, “dijo Moisés a Dios: He aquí que llego yo a los hijos de Israel, y les digo: El Dios de vuestros padres me ha enviado a vosotros. Si ellos me preguntaren: ¿cuál es su nombre?, ¿qué les responderé? Y respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Y dijo: así dirás a los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros. Cuando Dios se le reveló a Moisés lo hizo con el nombre YO SOY, asimismo Jesús reveló Su divinidad a la compañía de soldados que venían a arrestarlo y tal vez te preguntas, ¿por qué Moisés no cayó en tierra? La respuesta es porque él solo estaba escuchando la voz de Jehová Dios, no le estaba viendo físicamente como si vieron los soldados de la compañía a Jesús. En otras palabras, lo que te quiero decir es que, es imposible resistirse a la presencia de Dios seas creyente o no.

Los soldados de la compañía que estaban con Judas creían en sus propios dioses, les importaba poco saber conocer al Dios Viviente. Tampoco estaban interesados en conocer más acerca de las costumbres de los judíos. Judas, por el contrario, siendo del pueblo del escogido, sabía que había un Mesías que vendría al mundo en rescate por muchos, pero infortunadamente esa verdad fue revelada a un ciego espiritual que no reconoció con quién caminaba. Es triste ver que en estos días aún encontramos ciegos espirituales, cuya verdad de Jesús no quieren escuchar. La venida del Señor está cerca, quizá muchos no crean en esto, pero nuestro deber como hijos de Dios es decirles una verdad que no quieren escuchar, eso es mejor a ser juzgados por algo que sabíamos era nuestra responsabilidad, pero que nos negamosa hacer. Concluyo la reflexión de hoy con este verso: “buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano. Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia” (Isaías 55:6-7 RVR1960). Pídele a Dios que se te revele hoy. Espero que esta Palabra haya causado el efecto por el cual fue enviada. Sé de bendición en este día, comparte.

Bajo la guía del Espíritu Santo,

Sergio Meza Padilla

 



Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: