Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

SALVACION PRESENTE

Salvación presente

Más bien, mientras dure ese «hoy», anímense unos a otros cada día, para que ninguno de ustedes se endurezca por el engaño del pecado (Hebreos 3: 13).

EL RECONOCIMIENTO de que fuimos salvos en el pasado es muy importante para darnos seguridad y confianza en el presente. La redención cristiana del presente se finca en el pasado. Mientras más firme sea ese pasado, más seguro será el presente.
Pero, si fuimos salvos en el pasado, ¿lo somos hoy? Muchos hacen una distinción entre el pasado y el presente cuando se refieren a la salvación. Sí, Cristo vino y me salvó, dicen, pero no estoy seguro de si hoy soy salvo. Muchos creen firmemente en una salvación pasada, pero no tanto en una salvación presente. Su experiencia cristiana actual está llena de inseguridad, por la razón que sea. No ven la relación entre una salvación pasada y una presente. Es muy importante tener seguridad en el presente, porque esta es la base de nuestra seguridad en el futuro. El cristiano debe estar seguro de que hoy es salvo.
Notemos estas declaraciones bíblicas: «Me explico: El mensaje de la cruz es una locura para los que se pierden; en cambio, para los que se salvan, es decir, para nosotros, este mensaje es el poder de Dios» (1 Cor. 1: 18). «Y cada día el Señor añadía al grupo los que iban siendo salvos» (Hech. 2: 47). La salvación también es un asunto del presente. Cuando aceptamos a Cristo somos salvados. Cristo nos salva hoy. Su muerte en el pasado le dio la garantía para salvar a todos los que crean en él. Eso ha sido siempre, hasta el día de hoy. Nosotros “somos” salvos tanto como “fuimos” salvos. El presente no se puede separar del pasado, ni el pasado del presente cuando hablamos de salvación. Somos salvos porque él nos salvó.
Pero lo más importante es que, cuando nos reconocemos como personas salvas por la gracia de Dios, cuando no tenemos dudas al respecto, nuestra vida se llena de gozo y felicidad. Una vida alegre es una vida digna de ser vivida. Por eso, el cristiano debe ser una persona alegre y feliz: Porque es salvo en Cristo.

Que Dios te bendiga, oramos por ti!

Abril, 08 2010



Ultimos comentarios
  1. Darwin Macias

Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: