Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

SE PERSEVERANTE

Sé perseverante

¿Y acaso Dios no hará justicia a sus escogidos, que claman a él día y noche? ¿Se tardará en responderles?
Lucas 18:7
No insista! Deje de presionar a Dios. Preséntele una sola vez sus peticiones y deje que él responda». Así se expresaba un predicador en un sermón que escuché en cierta ocasión. Sin embargo, en la parábola de la viuda y el juez injusto, Jesús habla de la necesidad de orar siempre y no desmayar.
¿Le causa a Dios alguna molestia que seamos perseverantes en nuestros ruegos? ¿Debemos insistir a la hora de buscar lo que deseamos recibir? Jesús responde de la siguiente manera: «Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá» (Mat. 7: 7). Parece que está claro que Jesús tenía en mente que hay que ser insistentes en el proceso de la oración. Desgraciadamente, hay cristianos bienintencionados que pueden perder fantásticas oportunidades y bendiciones en la vida por el solo hecho de adoptar un papel completamente pasivo en su vida de oración. Muchos creyentes le piden algo a Dios una o dos veces nada más, y luego se sientan y se olvidan completamente del asunto.
Hay un elemento vital en la oración que la mayoría de las personas pasan por alto, y es el de la perseverancia. Aunque no “pase” nada, y aunque parezca que Dios tarda en responder, hay que perseverar. Debemos ser perseverantes al orar. ¿Sabías que una de las mayores vetas de oro jamás descubierta en los Estados Unidos se encontró a un escaso metro de donde mineros anteriores habían dejado de excavar? A menudo, los cristianos experimentan el mismo problema: la mayor de las bendiciones de Dios se encuentra un poquito más allá de donde nos rendimos, apenas un poco más allá de donde estamos dispuestos a ir.
He tenido la experiencia de orar durante doce años por un problema. Hubo momentos en que me sentí decepcionado. Estaba seguro de que lo que le pedía a Dios en oración era correcto, y estaba convencido de que él habría de responder inmediatamente. No sé por qué demoró tanto tiempo en dar respuesta a mi petición, pero finalmente la bendición llegó: la persona por quien oraba fue liberada de su alcoholismo.
Recuerda esta mañana, y a lo largo de todo el día, que Dios siempre está en el proceso de contestar la oración. Insiste en la oración. Al fin y al cabo, si tienes que esperar, siempre será una bendición, porque la oración es el alimento para la vida del Señor Jesucristo dentro de ti.

Que Dios te bendiga,

Noviembre 15

si tienes un Pedido de Oración cieloestrellaazul@hotmail.com
oramos por ti



Ultimos comentarios
  1. aliety
  2. ivvi
  3. Tania Sequeira Siles
  4. nohora
  5. Olga

Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: