Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

¿Será que Dios escucha?

Cuando atravesamos por momentos difíciles y vemos que todo va mal es cuando empezamos a creer que el Señor no está en el asunto y nos preguntamos si realmente escucha nuestras plegarias, oraciones, etc. Es fácil saber que Jehová Dios sí responde cuando todo va bien, cuando hay bendición sobreabundante en tu casa, pero cuando las cosas no van como deseamos cuestionamos a Dios y creemos que Él nos ha dejado o que se ha olvidado de nosotros. Hoy quiero recordarte lo que la Palabra nos enseña respecto a esta pregunta. Vayamos al libro de Job 22:27 DHH, “si le pides algo, Él te escuchará, y tú cumplirás las promesas que le hagas.

¿Qué nos puede enseñar esta pequeña porción de la Palabra en este día? Primero, el que pide recibe. Jamás podremos obtener algo sino lo pedimos. Cuando éramos chicos si queríamos algo de nuestro papás, ¿qué teníamos que hacer? Pedirlo. Mateo 7:8 DHH dice, “porque el que pide, recibe; y el que busca, encuentra”. Entonces si existe una necesidad en tu vida, ¿ya la presentaste delante de Dios? ¿Ya le dijiste qué te hace falta?. La Palabra es clara al asegurarnos que si pedimos algo lo recibiremos. No obstante, debemos entender que no todo lo que pidamos lo recibiremos y es por ello que, debemos estar preparados para escuchar las tres respuestas de nuestro Padre Celestial: Sí, Todavía No y No, ¿Estás preparado para recibir cualquiera de estas respuestas frente a tu petición?

Segundo, Dios sí escucha. Aún cuando las circunstancias te digan lo contrario, en tu espíritu debe haber convicción de que Dios sí escucha. Jeremías 33:3 JBS dice, “clama a Mí, y te responderé”. Es la voluntad del Padre que clamemos a Él como Sus hijos, así que todas las salidas a tus necesidades, problemas y demás están a un punto de doblar rodillas. Si no clamas, Él no te responderá. Job 22:27 nos da la certeza igualmente de que tenemos un Dios que sí tiene oídos y que sí se interesa por Sus hijos, entonces ¿qué esperas para clamar? Clama, Dios sí nos escucha.

Tercero, Cumple tus promesas. Muchas veces cuando nos vemos en medio de la adversidad hacemos promesas que, a veces, nos cuestan mucho trabajo tratar de mantener y lo que hacemos es volvernos necios. Pero la Palabra nos exhorta en Eclesiastés 5:4 DHH que, “cuando hagas una promesa a Dios, no tardes en cumplirla, porque a Él no le agradan los necios. Cumple lo que prometes”. No importa cuán difícil sea lo que le prometiste al Señor, sino lo cumples eres un mentiroso y todo aquel que miente, ¿sabes qué dice la Palabra al respecto?: “él (Satanás) ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira” (Juan 8:44 RVR1960), es duro, pero es la verdad, el padre de mentira es el diablo y cuando mentimos, ¿a quién nos parecemos?

Espero que este mensaje haya sido de edificación para ti. Si has estado atravesando por un desierto y no has visto respuesta de Dios, no dejes de orar, la misma Palabra también nos enseña una tremenda lección: “nunca dejen de orar” (1 Tesalonicenses 5:17 NTV). Persevera por tu petición, no tires la toalla, y si la vas a tirar que sea porque fuiste a la playa. Dios te bendiga sobreabundantemente en este bello día. No olvides ser de bendición y compartir este mensaje con alguien más.

Bajo la guía del Espíritu Santo,

Sergio Meza Padilla



Ultimos comentarios
  1. Jorge Enrique Díaz Gutiérrez
  2. Sergio Meza Padilla

Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: