Siempre atento

securedownload1 

¿Alguna vez te han prometido algo y llegado el día te emocionas, esperas y al final no pasa nada? ¿Cómo te hace sentir ese episodio? Triste, y da rabia porque no nos cumplieron, ¿no es así? Sin embargo, deseo decirte en este día que, sólo Dios es el único que puede hacer lo que promete porque Dios no es hombre, para que mienta, ni hijo de hombre para que se arrepienta” (Números 23:19 – RVR1960).

Pero, ¿por qué a veces no recibimos respuesta de parte de Dios? Creo que no es fácil responder a tal pregunta, aún sabiendo que Su Palabra dice “clama a Mí y Yo te responderé”, ¿verdad? Hay tres respuestas claras a una oración: sí, no y el silencio. En otras ocasiones no recibimos porque, sencillamente, pedimos mal. Mira lo que dice la Biblia al respecto:

“Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá” (Mateo 7:7 -8).

Es muy claro lo que Dios nos dice en este verso. Dios te dice hoy: pedid y se os dará. ¿Acaso hay alguna condición? Aparentemente no, pero si mi voluntad no está alineada a los planes y propósitos que Dios tiene para mí, entonces difícilmente recibiré. Pide lo que quieras (pero con fe) y Él te lo concederá, no olvides que Él ya conoce tus necesidades (Mateo 6:32 – RVR1960). Ahora es tiempo de entrar en intimidad y alinearte a los propósitos y sueños que Dios tiene para ti, Él está atento.

Mira que Dios es tan bueno que te dice porque todo aquel que pide, recibe”, sólo debes tener fe y recibirás. Somos nosotros quienes condicionamos las cosas y le decimos: Señor si me das tal cosa, te prometo que te seré fiel, y resulta que cuando nos la da, se nos olvida darle gracias y, peor aún, olvidamos lo que le prometimos. La Palabra nos enseña lo siguiente: “cuando a Dios haces promesa, no tardes en cumplirla; porque Él no se complace en los insensatos. Cumple lo que prometes” (Eclesiastés 5:4 – RVR1960). Estamos tan acostumbrados a recibir que olvidamos lo que la Palabra nos enseña en 1 Tesalonicenses 5:18 – RVR1960 “dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios”. Debemos ser agradecidos.
¿Sabes? No es una casualidad que hoy estés leyendo este mensaje, es una DIOCIDAD. De hecho,  esto ha pasado porque hay tres cosas están pasando en este instante:
1. Dios te quiere bendecir,
2. Dios quiere que le halles y, por último,
3. Dios desea abrirte las puertas de Su Reino. El Señor te está dando la oportunidad de recibir todo lo que ya, de antemano, preparó solo para ti ¿estás dispuesto a perderte las bendiciones que ya te prometió? ¿Te vas a quedar ahí parado viendo como la bendición se te va de la mano? ¿Permitirás que un Jacob venga y te la robe, así como le robó la primogenitura  a su hermano?
Dios te guarde, bendiga y prospere abundantemente. No olvides compartir este mensaje con alguien más, sé de bendición. Este es tu mejor momento.

Bajo la guía del Espíritu Santo,

Sergio Meza Padilla, M.Ed.



Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: