Su propósito

Muchas veces nos dejamos distraer fácilmente y empezamos a alejarnos de la presencia de Dios del mismo modo, evitando el cumplimiento del propósito por el cual fuimos llamados. Y con el pasar del tiempo experimentamos el enfriamiento espiritual en nuestras vidas y es allí en ese estado de vulnerabilidad donde el enemigo aprovecha para alimentar nuestra mente con pensamientos contrarios a lo que Dios ha decretado para nosotros, pensamientos de desaliento, de desesperanza, de imposibilidad, entre otros. La mente es nuestro campo de batalla y es allí donde él ha tenido éxito durante mucho tiempo, pero en ese estado de vulnerabilidad y de debilidad es cuando debemos recordar lo que la Palabra de Dios nos enseña: “y que el débil diga: ¡Yo soy fuerte!” (Joel 3:10 DHH).

Si estás pasando por uno de esos momentos, quiero decirte que solo en la Palabra de Dios hallarás la fuente de ánimo necesaria para continuar. ¿Sabes qué dice la Palabra para cuando experimentamos un desánimo como este? “Dios mío, tú cumplirás en mí todo lo que has pensado hacer. Tu amor por mí no cambia, pues Tú mismo me hiciste. ¡No me abandones!” (Salmos 138:8 TLA). Wow, ¡Qué tremendo!, el salmista le recuerda a Dios Sus planes para con él, sabiendo que estos se cumplirán y dice algo muy importante: Tu amor por mí no cambia. ¿Sabías que uno de los atributos de Dios es la inmutabilidad? Así es, esto quiere decir que nuestro Dios no cambia, no es como nosotros que, de acuerdo a nuestras emociones, cambiamos de padecer. Malaquías 3:6 RVR1960 dice, “Porque Yo Jehová no cambio”, esto es lo mejor que tenemos para agarrarnos de Sus promesas, Jehová Dios cumplirá lo decretó para ti y esa circunstancia por la que estás pasando hoy servirá para que Su propósito se cumpla, porque la Biblia nos enseña que, “Dios obra en toda situación para el bien de los que lo aman, los que han sido llamados por Dios de acuerdo a su propósito” (Romanos 8:28 PDT). Este obstáculo se convertirá en bendición, porque Dios nunca ha perdido el control.

No hay nada en el mundo que pueda detener el propósito de Dios, solo tú. En ti está el poder para permitir que los sueños de Dios para tu vida se cumplan o no. Yo también pasé por un momento de desaliento, de desesperanza hace poco, por esa razón dejaste de recibir los devocionales por un largo tiempo. Todos estamos expuestos a este tipo de experiencias, pero lo que mejor puedes hacer es recordar lo que dice la Palabra, “separados de Mí no pueden ustedes hacer nada” (Juan 15:5 NBD). Nada podemos hacer sin Él, pero si permanecemos en Él seremos más que vencedores. No seas obstáculo de tu propio llamado, permite a Dios cumplir Su propósito en ti. Dios te bendiga sobreabundantemente hoy y siempre, comparte el mensaje con otras personas, sé de bendición hoy.

Bajo la guía del Espíritu Santo,

Sergio Meza Padilla



Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: