Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

TRES PALABRAS MAGICAS

TRES PALABRAS MAGICAS

En cualquier idioma, y cualquiera sea la forma de su efusión, el amor es lo que hace que el mundo gire con gozo.

Encima de la ciudad de Nashville, Tennessee, Estados Unidos, un aeroplano volaba en el cielo de otoño. Arrastraba una larga cinta que lucía en grandes letras las siguientes palabras: “D. L., SIEMPRE TE AMARE. CELESTE”.

Algunas personas repiten las mágicas palabras con rosas; otras, con una tierna caricia; algunos dicen “yo te amo”, con una cálida sonrisa; otros muestran afecto con regalos distinguidos; tal vez otro realizará una acción que expresa: “Tú eres especial para mí”.

Cualquiera sea la forma como el pensamiento fuere expresado, las tres palabras más importantes en cualquier idioma deben ser “Yo te amo”.

Hay muchas clases de amor. No solo el amor romántico entre enamorados, sino la sincera expresión de estima entre amigos, la mutua devoción entre los miembros de la familia, el venerable amor de los seres terrenales hacia el Padre celestial.

En cualquier idioma, y cualquier sea la forma de su efusión, el amor es lo que hace que el mundo gire con gozo.

¿Qué es al amor?

El amor es el don de interesarse por los demás por encima de nuestras propias preocupaciones egoístas.

El amor es una planta colocada con cuidado por manecitas regordetas en un rincón de un jardín bajo las instrucciones del abuelito.

El amor es un puñadito de dientes de león llevado con estrellas en los ojos por un chiquillo para su atareada madre.

El amor es una sonrisa de aprobación dirigida a un pianista nervioso, aunque haya ejecutado algunas notas equivocadas.

El amor es el valor de corregir a un niño con firmeza tenida con compasión.

El amor es estimular a un adolescente a desarrollar al máximo la semilla de la excelencia que se ve en él, considerando únicamente las posibilidades de su desenvolvimiento futuro.

El amor es un par de manos sucias usadas en el servicio por los demás, para las cuales ninguna tarea es demasiado pequeña o baja, y ningún sitio es demasiado inmundo o intocable.

El amor es compartir las alegrías y los triunfos de otra persona, sin sentir punzadas de envidia ni compararnos con ella.

El amor es una lágrima de simpatía por una pobre viuda cuyos niños rodean con angustia el ataúd del padre.

El amor es un plato abundante de comida para un enfermo aislado y solitario que valerosamente trata de sobrevivir.

El amor es reconocer un rasgo de belleza en un rostro común y tener la disposición de decirlo.

El amor es la actitud de una madre que evita ser una carga para sus hijos al buscar solaz cuando el nido se vacía.

El amor es cortar “las cintas del delantal” de la paternidad y permitir que el niño se transforme en una persona madura.

El amor es la cabeza cana de un anciano inclinada en oración a su Proveedor celestial.

El amor es un vaso de agua fría ofrecido generosamente a un viajero sediento.

El amor es un corazón cerrado al chisme o la malicia, que siempre piensa bien de sus semejantes a pesar de las apariencias.

El amor es ceguera y sordera para tomar en consideración los asaltos a la propia reputación, y rehusarse a tomar represalias.

El amor es el aceite que lubrica la rechinante maquinaria de las relaciones humanas en todo el mundo.

¿Por qué no podemos tener más amor?



Ultimos comentarios
  1. Marita
  2. YENNI
  3. MARIBEL SANCHEZ C
  4. Moraima Prado
  5. Adalberto Jimenez

Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: