Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Un alma

A veces, como creyentes, olvidamos cuán importante es un alma para el Señor y es por ello que no cumplimos con la ley y nos volvemos desobedientes, pues una de las órdenes que tenemos de parte del Señor Jesús es justamente “id y haced discípulos” (Mateo 28:19 RVR1960). Y es que mientras no cumplamos con este mandato, todo lo que es profético de la Biblia no tendrá cumplimiento, porque la venida del Señor Jesús estará más cerca cuando todos hayan escuchado el mensaje de salvación, porque ese es Su propósito. Todo esto me lleva a reflexionar y a recordar algo que nos enseña el Apóstol Pablo: “porque si predico el evangelio, no tengo nada de qué gloriarme, pues estoy bajo el deber de hacerlo; pues ¡ay de mí si no predico el evangelio!” (1 Corintios 9:16 LBLA).

Mira qué tan importante es un alma para el Señor: “un ángel del Señor habló a Felipe, diciendo: Levántate y ve hacia el sur, por el camino que desciende de Jerusalén a Gaza, el cual es desierto. Entonces él se levantó y fue. Y sucedió que un etíope, eunuco, funcionario de Candace reina de los etíopes, el cual estaba sobre todos sus tesoros, y había venido a Jerusalén para adorar” (Hechos 8:26-27 RVR1960). No sabemos qué estaba haciendo Felipe en ese momento, lo que la Biblia sí registra es la orden que le da el ángel para que le diga a ese eunuco a quién se refería el profeta Isaías en la Palabra. Era necesario que alguien le hubiera hablado a esa persona, para Dios ese alma era importante. Quizá pienses, pues una sola persona, pero lo que no sabes es lo que Dios puede hacer con esa solo persona y a cuántas más puede impactar y rescatar, es allí donde radica la importancia de evangelizar.

¿Qué tan importantes es, entonces, un alma para Dios? Observa este otro texto: ¿Qué hombre de vosotros, teniendo cien ovejas, si pierde una de ellas, no deja las noventa y nueve en el desierto, y va tras la que se perdió, hasta encontrarla? Y cuando la encuentra, la pone sobre sus hombros gozoso; y al llegar a casa, reúne a sus amigos y vecinos, diciéndoles: Gozaos conmigo, porque he encontrado mi oveja que se había perdido” (Lucas 15:4-6 RVR1960). En esta pasaje el Señor Jesús nos deja ver la importancia que tiene una sola oveja y tal vez alguien diría, pero es ilógico descuidar a noventa y nueve ovejas solo para ir tras una que se ha perdido. Pues no es ilógico, porque es su momento esa oveja era la que necesitaba pastoreo, era la que requería de cuidados especiales y así es en este mundo, debemos ir tras esa oveja. Si te has preguntado qué significa todo esto para el Padre Celestial, pues la misma Palabra nos da la respuesta, “habrá más gozo en el cielo por un pecador que se arrepiente, que por noventa y nueve justos que no necesitan de arrepentimiento” (Lucas 15:7 RVR1960), eso es lo que sucede cuando compartimos el evangelio y alguien se vuelve a Jehová Dios, hay fiesta en el Reino. Ahora, ¿puedes entender qué tan importante es un alma?. Espero que Dios te haya hablando sobremanera en este día, deseo que Él continúe bendiciéndote como hasta ahora lo ha hecho y que sobreabunden para ti y los tuyos. No olvides ser de bendición en este hermoso día, comparte.

Bajo la guía del Espíritu Santo,

Sergio Meza Padilla

 



Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: