Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Un corazón dispuesto

Hay muchas personas que desean servirle al Señor, sin embargo, todo pareciera ser emocional. Mientras van a la iglesia se sienten fuertes, gozosos y al salir de ella, el gozo desaparece, y vuelven a lo mismo de siempre. Es decir, dan un paso hacia adelante y dos hacia atrás sin darse cuenta que están retrasando el plan de Dios para sus vidas. Todo esto sucede porque no han dispuesto sus corazones al Señor. Cuando un corazón está dispuesto para el Señor no hay circunstancia que impida los planes que Dios tiene. Hoy deseo compartir una Palabra poderosa con ustedes, sé que tu vida será tocada tremendamente en este, así que dispón tu corazón y espíritu para recibir.

Mira lo que nos enseña la Palabra:
“Porque Esdras había preparado su corazón para inquirir la ley de Jehová y para cumplirla y para enseñar en Israel sus estatutos y decretos” (Esdras 7:10 RVR1960).
Esdras fue un sacerdote con un llamado especial de parte de Dios. Durante el reinado de Ciro, rey de Persia, el pueblo judío fue llamado del exilio para regresar a Jerusalén y él tuvo muchas responsabilidades como sacerdote y escriba. La Biblia nos enseña que Esdras había preparado su corazón para inquirir, es decir examinar cuidadosamente, y enseñar la ley. Para tener un corazón dispuesto a Jehová debes tener en cuenta tres características especiales:
1.
Transparencia y radicalidad: Dios no quiere que te contamines con las cosas del mundo, sino que te guardes, viviendo una vida agradable delante de Su presencia. No debemos continuar practicando cosas que, por tradición habíamos aprendido o practicado.
2.
Búsqueda de Dios en oración: la comunión con Dios es fundamental en la vida de todo creyente, orar sin cesar es importante para no caer ante las tentaciones. El mismo Jesús dijo que es imposible que no vengan las tentaciones, por lo que hay que estar preparados. Si no estamos metidos fuertemente en oración, entonces cuando venga el enemigo triunfará sobre nosotros.
3.
Firmeza en tus decisiones: un buen cristiano debe abandonarlo todo para seguir a Cristo. No hay nada en este mundo tan importante que no nos permita seguir a Cristo.

Disponer tu corazón para servir al Señor no es una decisión basada en las emociones, es una decisión radical que tomas dejando todo atrás, para darle a Él el primer lugar en tu vida. La decisión que vayas a tomar hoy no será basada en un momento de desesperación, debe ser tomada porque traerá una transformación para tu vida. Hoy el Señor desea que, así como Esdras, tú también tengas esas tres características especiales: transparencia y radicalidad, búsqueda de Dios en oración y firmeza en tus decisiones. Basa tu decisión en estos tres pilares para que nada te haga cambiar de padecer, para que nada te haga mirar hacia atrás. Mi corazón está dispuesto a Jehová, ¿y el tuyo? Es hora de tomar la mejor decisión de tu vida, ¿qué más esperas?

Bajo la guía del Espíritu Santo,

Sergio Meza Padilla



Ultimos comentarios
  1. Angela
  2. Sergio Meza Padilla

Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: