Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Un corazón endurecido

La figura del Faraón en la Biblia representa al opresor y, en otros casos, al mismo Satanás. El papel principal de este siniestro personaje consistía en oprimir y evitar que el pueblo escogido saliera de Egipto hacia la tierra prometida. Su objetivo era mantenerlos como esclavos, a como de lugar. Sin embargo, hay algo bien importante que deseo compartir contigo y es el hecho de que Dios permitió que se endureciera el corazón de Faraón para mostrar Su grandeza. Mira lo que la Palabra dice al respecto:

“Y Yo endureceré el corazón de Faraón para que los siga; y seré glorificado en Faraón y en todo su ejército, y sabrán los egipcios que Yo soy Jehová” (Éxodo 14:4 RVR1960). Hoy quiero compartir contigo esta tremenda revelación: si el corazón de Faraón se ha endurecido es porque Dios te librará de él con mano fuerte. Veamos qué aspectos podemos aprender en esta mañana de viernes:

Primero, la salvación está en camino. En los momentos que pensamos que Dios se ha olvidado de nosotros es cuando vemos Su mano firme actuar, y ¡de qué manera! Hoy el Señor te recuerda lo siguiente: (1) NO TEMÁIS; (2) ESTAD FIRMES Y (3) VED LA SALVACIÓN que Jehová hará hoy con vosotros; porque los egipcios que hoy habéis visto, nunca más para siempre los veréis (Éxodo 14:13 RVR1960). En el momento que el pueblo de Israel veía como se desvanecía la esperanza de la libertad, Jehová actuó sobrenaturalmente, permitiendo que Moisés dividiera el Mar Rojo para que el pueblo pasara y, a la vez, permitiendo que cuando pasaran los egipcios, estos quedaron atrapados en las aguas. Y la promesa se hizo realidad, aquellos egipcios que habían visto los israelitas seguirles fueron destruidos para siempre. Si el Señor lo hizo así, ¿por qué dudar que contigo también lo puede hacer? La Palabra nos enseña que Él es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos (Hebreos 13:8 RVR1960).

Segundo, el Señor es quien pelea tus batallas. Cuando el pueblo de Israel era perseguido por el Faraón en el desierto, me imagino que pensaron que todo había terminado. Pero déjame afirmarte algo, cuando Dios tiene un propósito con alguien no hay nada que pueda destruirlo ni la muerte ni la persecución evitarán que lo decretado por Dios se cumpla. Éxodo 14:14 RVR1960 dice, Jehová peleará por vosotros, y vosotros estaréis tranquilos. ¿Sabes? Hay alguien dispuesto a pelear tus batallas, dispuesto a defenderte en todo momento, y ese alguien es Jehová de los Ejércitos. Esos opresores que hoy tienes delante de ti, entrégaselos al Señor y espera la salvación que viene de Él. Dios te bendiga sobreabundantemente hoy y siempre. No olvides ser de bendición, comparte este mensaje con otras personas.

Bajo la guía del Espíritu Santo,

Sergio Meza Padilla



Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: