Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

UN POCO MAS CLARO

Un poco más claro

De hecho, Cristo es el fin de la ley, para que todo el que cree reciba la justicia (Romanos 10:4)

EN LOS ESCRITOS DE PABLO hay varias declaraciones con respecto a que la justificación se obtiene por la fe, pero esta fe no está definida con claridad. Alguien podría concluir que el apóstol habla de la fe en general, sin ningún contenido explicito. En los pasajes que consideraremos hoy veremos que lo que Pablo quiere decir se revela con un poco mas de claridad.

Las siguientes declaraciones que hace Pablo sobre la justificación son más precisas acerca del contenido de la fe. Por ejemplo: “Sin embargo, al que no trabaja, sino que cree en el que justifica al malvado, se le toma en cuenta la fe como justicia”. (Rom. 4:5). Aquí la fe que justifica es una fe que se dirige al que justifica. El contenido de la fe empieza a aclararse aunque todavía no está completamente explicada. El siguiente pasaje es un poco más revelador. “En consecuencia, ya que hemos sido justificados mediante la fe, tenemos paz con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo” (Rom. 5:1). Se puede concluir en este pasaje que la fe de la que se habla tiene que ver con nuestro Señor Jesucristo, porque es por el que tenemos paz con Dios.

Otro pasaje nos dice: “Ustedes no pudieron ser justificados de esos pecados por la ley de Moisés, pero todo el que cree es justificado por medio de Jesús” (Hech. 13:39). La justificación viene de Jesús y se da al que cree. Falta solo un paso para que el contenido de la fe sea completo. Uno más: “Así que la ley vino a ser nuestro guía encargado de conducirnos a Cristo, para que fuéramos justificados por la fe” (Gal. 3:24). El sentido parece indicar que para ser justificados tenemos que tener fe en Cristo. Aunque todavía no se aclara plenamente. El mismo pensamiento lo hallamos en nuestro pasaje clave anotado arriba (Rom. 10:4). El apóstol nos ha empezado a revelar lo que quiere decir cuando habla de que la justicia viene por la fe.

Que Dios te bendiga, oramos por ti!

Febrero, 17 2010



Ultimos comentarios
  1. isabel
  2. leonel

Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: