Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Una mente renovada

A raíz de una discusión que empezó en redes sociales acerca de cómo Disney Studios ha empezado su campaña en favor de la igualdad de géneros, alguien comentaba en esa publicación algo así, “pero es que eso es lo más normal de este mundo” y me preguntaba cómo es posible que nuestra sociedad halla perdido tantos valores y peor aún ¿que nos hallamos acostumbrado?. Pero el Señor me habló en ese momento, y sobre eso quiero que reflexionemos en este día, pues el enemigo ha logrado cauterizar la mente de muchas personas que ya empezaron a llamar a lo malo bueno y ven la homosexualidad como normal, el matrimonio igualitario como normal, olvidando que ese es el objetivo del diablo, distorsionar la creación de Dios para que el hombre vea lo anormal como algo normal. Fue así como el Señor me llevó a este pasaje:

“Y no vivan ya como vive todo el mundo. Al contrario, cambien de manera de ser y de pensar. Así podrán saber qué es lo que Dios quiere, es decir, todo lo que es bueno, agradable y perfecto” (Romanos 12:2 TLA).

¿Por qué será que Dios desea que renovemos nuestra mente, nuestros pensamientos? Porque la mente es el campo de batalla del creyente, allí es donde el enemigo colocará sus dardos para atacarte, por ello la Palabra nos aconseja que, “para que Satanás no gane ventaja alguna sobre nosotros; no ignoramos sus maquinaciones” (2 Corintios 2:11 RVR1960). La corriente de este mundo quiere que los hijos de Dios piensen igual que los demás. Es por ello que, el Apóstol Pablo nos exhorta a no seguir viviendo con las costumbres que antes teníamos, sino que, por el contrario, debemos transformar, cambiar nuestro entendimiento y pensar como ciudadanos del Reino de los cielos, en otras palabras, estamos llamados a ser diferentes.

Entonces, ¿qué es lo que Dios quiere para mí? La respuesta la hallarás en la Biblia. Dice Jeremías 29:11, “Mis planes para ustedes solamente Yo los sé, y no son para su mal, sino para su bien”. Dios tiene planes tremendos para el hombre, Él quiere solo lo bueno, lo agradable y perfecto para nosotros, y las respuestas a todas nuestras preguntas las encontraremos solo si meditamos de día y de noche en Su Palabra. Un creyente que medita en la Biblia transformará su mente y entenderá el propósito de Dios. Una mente renovada discierne entre lo bueno y lo malo y lo llama tal cual es, no lo pinta de otra forma, tampoco lo disimula. Una mente renovada es la que necesitamos para frenar las maquinaciones del enemigo y entender que los planes de Dios para el hombre siempre han sido de bien.

Dios bendiga tu vida sobreabundantemente. Sé de bendición tú también y comparte con otros el mensaje de hoy.

Bajo la guía del Espíritu Santo,

Sergio Meza Padilla



Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: