Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Vosotros sois la sal de este mundo

sal
Alguna vez te has preguntado ¿por qué la pérdida de valores cada día toma más fuerza? ¿Por qué se han venido tantas cosas contrarias a lo que Dios ha establecido para el hombre en la Biblia, el matrimonio igualitario, prohibición de la oración, adopción por parte de parejas del mismo sexo, entre otros?. Quizá suene duro, pero la iglesia de Dios tiene una gran responsabilidad en todo esto, 2 Corintios 2:11 – RVR1960 dice, “para que Satanás no gane ventaja alguna sobre nosotros; no ignoramos sus maquinaciones”. Allí está nuestra responsabilidad, pues ignoramos todo lo que el diablo venía haciendo. Así le cedimos terreno al diablo porque la iglesia a nivel mundial entró en una zona de comfort, se ganaban almas, teníamos la iglesia “full house”, cada servicio venía más gente, olvidando lo primordial que nos exhorta a hacer la Palabra: orad unos por otros (Santiago 5:16 – RVR1960). La iglesia de la actualidad ha olvidado la intercesión y ahora que vemos cuánto terreno ha ganado nuestro enemigo es que vamos a reaccionar. Todo ello me hace pensar que todos hemos sido como las diez vírgenes de la parábola (Mateo 25:1-13 – RVR1960), las cuales se quedaron dormidas esperando la venida de su esposo. Eso es lo que ha pasado: nos quedamos dormidos y no nos importó.
Y mientras dormíamos Satanás logró mucho, ganó bastante terreno y, lo peor, justo en frente de nuestras narices. La responsabilidad de la iglesia en la tierra es frenar el accionar del diablo y sus espíritus inmundos. Y, ¿qué nos dice la Palabra al respecto?:
Mateo 5:13 – RVR1960, “vosotros sois la sal de la tierra; pero si la sal se desvaneciere, ¿con qué será salada? No sirve más para nada, sino para ser echada fuera y hollada por los hombres”. Pero te has preguntado, ¿por qué el Señor Jesús nos compara con la sal? Veamos. En el pasado, la sal era utilizada como un elemento que permitía conservar la comida, evitando que se pusiera en mal estado. Ahora ¿cuál es la relación entre la pérdida de los valores y nosotros, la iglesia de Cristo, es decir la sal? ¿Ya pudiste conectar los puntos? EXACTO, somos nosotros la iglesia de Cristo quienes permitimos que esta sociedad se pudra o se conserve a través de la evangelización, la intercesión, entre otras cosas. Pero mucha sal se ha quedado viendo al toro desde las gradas o simplemente se distrajo y no les importó. Tampoco ahora vamos a señalar.
¿Qué pasa si la sal, o sea la iglesia de Cristo, se desvanece?. También el Señor Jesús nos dio la respuesta: es hollada, y ¿sabes qué significa el verbo hollar?. Significa humillar, entonces completemos la frase: SI LA IGLESIA DE CRISTO SE DESVANECIERE Y NO SIRVE PARA NADA Y SERÁ HUMILLADA POR LOS HOMBRES. Wow, suena bien duro amado, pero la verdad es que estamos viviendo los últimos tiempos, hay señales que nos confirman cada vez más que la segunda venida del Cristo está más cerca, todo ha sido profetizado, todo esto es bíblico, pero ¿crees tú que aún tiempo para hacer algo al respecto?. No hay nada que impida el cumplimiento de las cosas que están en el Apocalipsis, sin embargo como iglesia aún podemos seguir intercediendo, vigilando, y orando sin cesar, ese es lo que debemos seguir haciendo.
Muchas cosas ya están en juego, no tienen reversa, pero esto no quiere decir que sigamos ignorando las acechanzas del enemigo sin hacer nada al respecto, ¿no es así?. Iglesia somos sal, nuestro objetivo es claro: preservar. Es hora de actuar, de empezar a hacer lo que en algún momento dejamos de hacer porque nos distrajimos por largo tiempo. No olvidemos que “vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder. Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa. Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos” (Mateo 5:14-16 – RVR1960). Es hora de que nuestras obras sean vistas por los hombres para que el Padre sea glorificado, la luz no se esconde, sois la sal de esta tierra.
Dios te bendiga sobreabundantemente en este hermoso día. No olvides compartir esta reflexión junto con otras personas, es hora de actuar iglesia.
Bajo la guía del Espíritu Santo,
Sergio Meza Padilla


Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: