Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Y te alcanzarán las bendiciones

The robber 1

A los seres humanos nos encantan las recetas, y no precisamente las de cocina, aunque para algunos sí. Cuando me refiero a recetas, me refiero a esa “fórmula mágica” para alcanzar algo. Por ejemplo: Hay personas que me preguntan cuál es el secreto para aprender rápido una segunda lengua, yo les contesto que toma tiempo, no es tan fácil como parece. Pero en el plano espiritual me han preguntado cuál es el secreto para una unción de poder, y les digo la obediencia y la oración. Es decir, sí hay fórmulas, pero no mágicas, que te ayudarán a conseguir tus objetivos.
Alguna vez te haz preguntado ¿qué debo hacer para que vengan sobre mi vida todas las bendiciones que Jehová Dios decretó para mí?. Te haz preguntado ¿sí existe una receta o fórmula para alcanzarlas? ¿Si es cierto que las bendiciones de Jehová Dios me perseguirán?. Ante estas preguntas, veamos lo que la Palabra de Dios dice:
“Acontecerá que si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, para guardar y poner por obra todos sus mandamientos que yo te prescribo hoy, también Jehová tu Dios te exaltará sobre todas las naciones de la tierra. Y vendrán sobre ti todas estas bendiciones, y te alcanzarán, si oyeres la voz de Jehová tu Dios” (Deuteronomio 28:1-2 – RVR1960).

El primer aspecto que podemos discernir de este verso se llama OBEDIENCIA. La palabra obediencia en hebreo es shamá, y una de las acepciones de shamá al español es ESCUCHAR LA VOZ DEL QUE HABLA. Fíjate cómo empieza el verso: si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios… No es cualquier tipo de voz que vas a escuchar, es la voz de Jehová. Así que la primera condición para obtener esas bendiciones que ya han sido decretadas para ti tienen que ver con oir atentamente la voz de tu Dios y obedecer. Hay muchos que la oyen, pero de nada les sirve, pues no la obedecen.

El segundo aspecto que te permitirá ser perseguido por las bendiciones de Jehová Dios es GUARDAR SUS MANDAMIENTOS. En Mateo 19: 16-22 – RVR1960, la Biblia nos habla acerca del joven rico y el Señor Jesús. En esta historia, el joven rico le pregunta al Señor Jesús qué debe hacer para tener vida eterna,y Jesús le responde GUARDA LOS MANDAMIENTOS. Lo interesante es que en el original griego guardar hace referencia a dos verbos diferentes. Cuando Jesús dice en el vs. 17 , “guarda” el verbo griego es tereo, un verbo en modo imperativo, que indica una observancia de corazón interior y exteriormente de parte del joven. Mas cuando el joven dice: “yo lo he guardado” el verbo que el emplea es efulaxamen, que significa solamente un conocimiento intelectual, no indicando en absoluto que los estaba cumpliendo, por lo tanto lo que estaba contestando al Señor Jesús era que él ya los conocía. ¿Crees tú que es eso lo que a Dios le interesa?. A Dios no le interesa que conozcas los mandamientos, porque muchos los conocen. A Dios lo que le interesa es que a partir de la obediencia, los guardes.

El último aspecto es PONER POR OBRA. Una cosa es conocer la ley, pero no solo basta con retenerla como si fuera información, también es necesario que cuando llegue el momento oportuno, se ponga por obra. En este caso en específico, la palabra poner por obra quiere decir llevar a cabo, producir, actuar efectivamente. No hay que ser ignorante de lo que Dios ha ordenado, ya que con el conocimiento viene la disposición de ponerlo por obra cuando sea necesario.

Si te preguntabas si existía una fórmula para que la bendición te persiguiera, entonces llegaste al libro de recetas correcto y al pasaje correcto. Ahora solo debes poner en práctica esta sencilla fórmula para ver resultados sobrenaturales. Mezcla la obediencia, el guardar y poner los mandamientos por obra, y verás cómo todo radicalmente cambia en tu vida.
Dios te bendiga sobreabundantemente en este bello día. No olvides ser de bendición para otros, comparte este mensaje.

Bajo la unción del Espíritu Santo de Dios,

Sergio Meza Padilla



Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: