Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Preocupación Produce Olvido

preocoLa preocupación hace que uno se olvide de quién es el que manda.

Y cuando te enfocas a ti mismo… te preocupas.

Te pones ansioso por muchas cosas.

Te preocupas porque tus compañeros de trabajo no te aprecian, tus líderes te hacen trabajar en exceso, tu superintendente no te comprende, o tu congregación no te apoya.

Con el paso del tiempo tu agenda llega a ser más importante que la de Dios.

Estás más preocupado en presentarte a ti mismo que en agradarle a Él.

Y puede que cuando vengas a ver estés dudando del discernimiento de Dios.
Dios te ha bendecido con talento. Ha hecho lo mismo con tu prójimo.

Si te preocupas por los talentos de tu prójimo, descuidarás los tuyos. Pero si te preocupas por los tuyos, podrás ser de inspiración para ambos.

Lucado, M., & Gibbs, T. A. (2001). Promesas inspiradoras de Dios (Page 57). Nashville, TN: Caribe-Betania Editores.

Preocuparse significa ocuparse antes de tiempo. Entonces lo mejor es que hoy descanses en la manos de aquel quien tiene control de todo en tu vida. Asegúrate, de que El realmente está en control de todo.

1 Pedro 5.7
Echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros.

Juan 14.1
No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí.



Ultimos comentarios

Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: