Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

¡Hijos!

Así que ya no eres esclavo, sino hijo; y si hijo, también heredero de Dios por medio de Cristo. Gálatas 4:7.

La mente pecaminosa del ser humano ha desfigurado el carácter divino. La tradición le ha hecho creer que Dios es un ser de rostro serio y ceño fruncido, sentado en su trono de santidad con una vara en la mano, vigilan­do y esperando obediencia estricta de sus vasallos.

“Inclínate delante de él, como el esclavo delante de su señor”, le ha orde­nado durante siglos. Y el ser humano lo ha creído, y ha vivido con miedo de Dios. Ha tratado de aplacar la ira de su “señor” con penitencias, peregrina­ciones y sacrificios. Se ha arrastrado delante de él, como criatura indigna. Ha cargado el fardo horrible de la religiosidad desprovista de gracia.

Lo peor que el pecado consiguió fue desfigurar el amor divino; preséntate a Dios como un ser rencoroso y vengativo. Te hace huir, esconderte, anularte; como Adán y Eva en el Jardín del Edén después del pecado. Deses­perados, vacíos, desnudos y ridículos; e intentando cubrir su desnudez con miserables hojas de higuera. Aquella triste tarde, Dios se presentó en el Jar­dín buscando al hijo amado, pero el pecado gritaba a los oídos de este: “no eres hijo, eres esclavo”.

Tal vez, sí; seguramente que sí. Pero, no esclavo de Dios: esclavo del ene­migo de Dios. Castigado impiadosamente por el peor verdugo que alguien pueda tener: la conciencia tergiversada por el pecado.

El versículo de hoy, sin embargo, trae la más extraordinaria noticia que alguien pudiera recibir: ya no eres esclavo de nadie; no necesitas serlo: el Señor Jesús pagó el precio de tu rescate. Si crees en la promesa divina, pa­sas a ser hijo, heredero de la promesa. Tus culpas han sido perdonadas; no necesitas vivir huyendo ni escondiéndote. El Señor Jesús te da el derecho de reclamar la promesa y de vivir como hijo del Rey, príncipe en el vasto uni­verso de Dios.

Por eso, hoy, ¡yergue la cabeza! Deja que el Sol de justicia ilumine la pe­numbra de tu ser. No tienes que vivir como si le debieses algo a la vida; no existe motivo para que te sientas esclavo. El Señor Jesús cargó el peso de tu culpa en el Calvario y te libertó. “Así que ya no eres esclavo, sino hijo; y si hijo, también heredero de Dios por medio de Cristo”.



Ultimos comentarios
  1. monica beatriz
  2. cruz elena
  3. Myrna
  4. pame
  5. LAURA
  6. NORMA
  7. peregrina
  8. Walter
  9. celina
  10. Tania Hernández

Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: