Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Los caballos blancos

Entonces vi el cielo abierto; y he aquí un caballo blanco, y el que lo
montaba se llamaba Fiel y Verdadero y con justicia juzga y pelea […] y en su vestidura y en su muslo tiene escrito este nombre REY DE REYES Y SENOR DE SENORES. Apocalipsis 19:11,16
.

En tiempos pasados, a menudo los reyes y jefes militares acostumbraban montar en caballos blancos para participar en los desfiles de victoria.

Ahora Jesús es proclamado “Rey de reyes y Señor de señores” y Juan lo presenta montando un hermoso caballo blanco. El color blanco representa un carácter santo, y el jinete que va sobre el caballo es llamado “Fiel y Verdadero”.

Los ángeles que acompañan a Jesús al venir a esta tierra están vestidos de puro lino blanco y lo siguen también en caballos blancos, imagínense el hermoso cuadro de decenas de millares de santos ángeles viniendo con Jesús, trayendo en sus cabezas relucientes coronas reales.

Esta es una de las más impresionantes descripciones de la segunda venida de Jesús, que aparece en la Biblia. De nuevo Juan “vio los cielos abiertos” y trató de describir la escena. La segunda venida de Jesús es la enseñanzaprincipal del libro de Apocalipsis. Todas las profecías de Daniel y Apocalipsis culminanen esto, que es el acontecimiento más grande de todos los tiempos.

En nuestros días, los ojos de todos están fijos en los cielos, y la gente se pregunta cual será el próximo gran acontecimiento que ha de ocurrir. Ya el hombre ha llegado a la luna y ha enviado robots para recorrer la superficiede Marte. Yo no sé cual será el próximo gran evento espacial, pero si sé muy bien cual será el mas grande acontecimiento que habrá de ocurrir. Pronto miraremos a lo alto, veremos los cielos abiertos y a Jesús descendiendo con todos los ejércitos celestiales, vestidos de blanco, vendrán a la tierra para llevar al cielo a todos los que han coronado a Jesús como “Rey de reyes
y Señor de señores” en sus vidas.

Entonces serán arrebatados en las nubes para recibir a Jesús en el aire. Aunque Jesús ama a todas las personas, no podrá llevar al cielo a los que viven en pecado.

Si queremos marchar en el futuro desfile triunfal en el cielo, necesitamos coronar hoy a Jesús como Rey de nuestras vidas.



Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: