Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

BUSCAR EL CALOR DEL MUNDO

Buscar el calor del mundo

Jesús le dijo: «De cierto te digo que esta noche, antes que el gallo cante, me negarás tres veces». Mateo 26: 34

Pedro negó a Jesús exactamente como el Señor lo había predicho. A pesar de la advertencia, Pedro no percibió que sus pasos lo llevarían al fracaso. Debemos estudiar cuidadosamente su experiencia, porque resulta muy fácil dar esos mismos pasos si no nos cuidamos.
¿Qué pasos condujeron a Pedro hacia la caída? ¿Qué pasos debemos evitar en nuestra propia carrera espiritual? Pedro tuvo exceso de confianza propia. Afirmó: «Aunque todos se escandalicen de ti, yo nunca me escandalizaré» (Mat. 26: 33). En otras palabras, decía: «Cualquiera de mis compañeros te pueden negar, pero yo jamás lo haré; nunca te traicionaré». ¿Por qué habló de esa manera el apóstol? Porque quería demostrar su amor por Jesús, quien hacía unos instantes había dicho que uno de los doce lo traicionaría. Su exceso de confianza fue el primer paso que lo condujo a negar al Señor Jesús tres veces.
Puede que te sientas orgulloso de tu amor por Jesús, pero es mejor que te sientas orgulloso de lo mucho que él te ama a ti. He oído a muchas personas decir que aman mucho al Señor, y eso es bueno; pero es preferible estar orgulloso de su gran amor hacia nosotros. Nuestro amor por él es frágil, inconstante y, muchas veces, circunstancial. En cambio, el amor del Salvador hacia nosotros es permanente, constante, inexplicable, invariable. Nos amó cuando estábamos muertos en delitos y pecados. En nosotros no hay nada bueno, pero nos ama; pecamos, y sigue llamándonos sus hijos. Su amor no disminuye por mi desobediencia, ni aumenta por mi obediencia. Este es el amor que debemos alabar; este es el amor que debemos publicar.
Es interesante la manera en que el apóstol Juan se describe a sí mismo en su Evangelio: «El discípulo a quien Jesús amaba» (Juan 13: 23). Puede que haya alguien que critique a Juan por decir tal cosa. Eso no significa que Jesús lo amase a él más que a los demás, sino que Juan experimentó su amor de modo especial. En lugar de decir que él amó a Jesús, dice: «Estoy orgulloso de cuánto me ama él a mí».
Eres un discípulo amado de Jesús. No pongas tu confianza en ti mismo. Reconoce tu vulnerabilidad. No pongas su vista en tu persona, ni en lo que haces por tu Maestro. Fija tus ojos en el indescriptible amor de Jesús hacia ti. Él te ama con amor eterno.
Eres como
la niña de sus ojos. Cuida tus pasos.



Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: