Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

EL ALIENTO DEL ALMA

El aliento del alma

Echa sobre Jehová tu carga y el te sustentará; no dejará para siempre caído al justo. Salmo 55:22La Palabra de Dios nos insta a orar sin cesar. La razón es que orar es tan indispensable para los cristianos corno la respiración. Por desgracia, la oración se está convirtiendo en una disciplina espiritual abandonada. Según algunas encuestas, los cristianos dedican menos de cinco minutos diarios a la oración.
La oración es esencial en la vida de todo hijo de Dios. Fue una prioridad en la vida de Jesús. Según las Escrituras, la oración fue una de las actividades a las que más tiempo dedicó. Continuamente estaba en comunicación con su Padre. Por eso, es incomprensible la poca disposición de muchos cristianos a orar: « ¡Cuan extraño es que oremos tan poco! Dios está listo y dispuesto a escuchar la oración de sus hijos, y no obstante hay por nuestra parte mucha vacilación para presentar nuestras necesidades delante del Señor» (El camino a Cristo, p. 139).
La oración ha sido importante en la vida de toda persona usada poderosamente por Dios. Cuando descuidamos la oración, la comunión con Dios, nos volvemos vulnerables al desánimo, la duda y la desilusión, y el desastre será el resultado. Cuando le quitamos al alma su aliento, la debilitarnos y comenzamos a sentir el peso de las circunstancias terrenales.
La oración pone todas nuestras cargas en los brazos del Todopoderoso. Al orar compartimos con él nuestra carga. El Señor nos invita a «echar toda solicitud sobre él, porque él tendrá cuidado de nosotros». No importa que el peso de las cargas que llevamos sea resultado de nuestras decisiones equivocadas, él nos invita a traerlas a él.
Satanás sabe que el cristiano acongojado y abatido por las cargas de la vida es el blanco favorito de sus ataques. Por eso se esfuerza por desanimarlos, haciéndoles perder su esperanza, de modo que puedan ser golpeados por su siguiente arma: la duda. Un cristiano que duda está inclinado a escuchar aseveraciones satánicas como: ¿Dónde está tu Dios? ¿Por qué te sucede eso a ti? Como resultado, la fe se pierde.
La oración no solo es para confortar en la angustia y para pedir lo que se necesita. Es esencial para sobrevivir.
Deja que Jesús guíe tu vida hoy a través de la oración. Ora y di: «Señor, tengo muchas; cargas. Perdóname por haberlas llevado yo mismo y por haber ignorado tu invitación de ponerlas sobre ti. Toma mi vida y guíame a través de toda situación. Deposito toda mi ansiedad sobre ti. Arregla todas mis cosas conforme a tu voluntad. Amén».Dios te bendiga; es mi deseo y oración,

Marzo, 12 2009

¡El Dios al que yo sirvo esta aquí!Si tienes un pedido de oración envíalo a cieloestrellaazul@hotmail.com Oramos  por ti.  



Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: