Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

ORACIONES CON PODER

Oraciones con poder

Y orando, no uséis vanas repeticiones, como los gentiles, que piensan que por su palabrería serán oídos. Mateo 6: 7Jesús nos enseñó en la oración modelo, el Padrenuestro, cómo deben ser nuestras oraciones. Nos recuerda que para que la oración tenga poder debe incluir algunos elementos: En primer lugar, debemos saber qué es la oración. «Orar es abrir nuestro corazón a Dios como quien habla con un amigo». Orar es conversar con Dios como miembros de la familia celestial y como ciudadanos del reino. Orar es hablar con Dios como cuando hablamos con un amigo. Pero no debemos permitir que esa confianza y seguridad con la que nos acercamos a Dios se convierta en irreverencia. Es posible llegar a pensar que, cuando oramos, hablamos con un igual o con un siervo, a quien le damos una lista de tareas que debe cumplir y con detalles de cómo y cuándo debe cumplir nuestros deseos. Jesús nos ha acercado a un Dios santo. No debemos temer acercarnos a él. Siempre debemos mantener un espíritu de reverencia en su presencia.
Jesús enseñó, además, que siempre debemos recordar el reino de Dios en nuestras oraciones. Cristo murió para establecer ese reino, y nos pide que oremos para que la familia del Rey crezca, para que cada día se unan nuevos subditos al reino. El número de miembros del reino no se completará sino hasta que regrese el Rey de reyes y Señor de señores. Oremos por ese reino cada día, para que miles sean parte de él y para que el rey venga pronto.
Jesús enseñó también que cada oración debe ser un suspiro de gratitud por la provisión diaria que viene de Dios. Todo lo que necesitamos para nuestra subsistencia proviene de nuestro Padre celestial. Cada oración debe rebosar gratitud. La gratitud debe marcar siempre tu vida de oración.
Nuestro Señor enseñó también, en la oración modelo, que toda plegaria debe ser una declaración de alabanza a Dios por el perdón que hemos recibido. El perdón es el mejor regalo que jamás hemos recibido. Alabemos a Dios por su gracia abundante, por la gracia incomprensible que nos ha declarado sin culpa delante de él.
Jesús enseñó cómo elevar oraciones poderosas. Oraciones que ayudarán a establecer un mundo nuevo. Muy pronto vendrá el reino de Dios, y en él habitarán las personas que santifican el nombre de Dios, y elevarán cánticos de alabanza por la gracia salvadora recibida.  Dios te bendiga; es mi deseo y oración,

Marzo, 18 2009

¡El Dios al que yo sirvo esta aquí!Si tienes un pedido de oración envíalo a cieloestrellaazul@hotmail.com Oramos  por ti.  



Ultimos comentarios
  1. Miguel Angel Leal Jiménez
  2. Miguel Angel Leal Jiménez
  3. soraida
  4. rosa rosales
  5. cesar
  6. antony
  7. marta
  8. fabila
  9. confundido
  10. agustin
  11. Juan Carlos Junior Arias Freile
  12. Patricia

Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: