Hay recursos suficientes en tu corazón – Watchman Nee

Publicado el 06 February 2012

reflexiones de motivacion destacados , pensamientos cristianos, oraciones cristianas, mensajes cristianos para jovenes, devocionales cristianos Por Watchman Nee

¿Sabes tu que hay recursos suficientes dentro de tu corazón para enfrentar la demanda de toda circunstancia en que te podrías encontrar?
 

¿Sabéis amigos, que el Espíritu dentro de vosotros es Dios mismo? ¡Que nuestros ojos se abran para ver la grandeza del don de Dios! ¡Que podamos descubrir la vastedad de los recursos escondidos en nuestro propio corazón! Yo podría gritar de júbilo al pensar que el Espíritu que mora en mi no es una mera influencia sino una persona viva; ¡que es el mismísimo Dios! ¡El Dios infinito dentro de mi corazón! No se como comunicarles la dicha de este conocimiento, de que el Espíritu Santo que mora en mi corazón es una persona. Solo puedo repetir: es una persona. Oh amigos, me gustaría repetíroslo cien veces: ¡El Espíritu de Dios que mora en mí es una persona! Yo soy solo un vaso de barro, pero dentro de este vaso de barro llevo un tesoro inefable: el mismo Señor de gloria.

 

Todo afán y la preocupación de los hijos de Dios cesarían si sus ojos se abrieran para ver la grandeza del tesoro escondido en su corazón.

 

¿Sabes tu que hay recursos suficientes dentro de tu corazón para enfrentar la demanda de toda circunstancia en que te podrías encontrar?

 

¿Sabes que hay poder suficiente allí para hacer temblar el universo? Permíteme decírtelo otra vez – Y lo digo con la mayor reverencia – tú que has nacido de nuevo, del Espíritu de Dios, ¡tú llevas a Dios en tu corazón!

 

Toda la liviandad de los hijos de Dios acabaría también si repararan en la grandeza del tesoro depositado en ellos. Si tienes poco dinero en el bolsillo, puedes andar contento por la calle, conversando libremente en el camino, sin cuidar especialmente tu manera de andar. Importa poco si pierdes tu dinero, porque hay poco en juego. Pero si llevas muchísimo dinero, muy distinta sería la situación y muy distinta toda tu manera de conducirte. Habría gran alegría en tu corazón, pero no caminarías descuidadamente; y, de vez en cuando, irías más lentamente para poner la mano en el bolsillo, palpar de nuevo tu tesoro y proseguir tu marcha con gozosa seriedad.

 

En los días del Antiguo Testamento había centenares de carpas en el campamento de Israel, pero había una muy distinta de todas las demás. En las carpas comunes podía uno hacer lo que quería: comer, o ayunar, trabajar o descansar, estar gozoso o sobrio, ruidoso o silencioso. Pero aquella otra carpa imponía reverencia y respeto. Uno podía entrar y salir de las demás carpas conversando en voz alta y riendo libremente, pero al acercarse a aquella carpa especial se caminaba con más seriedad., y al encontrarse frente a ella, el israelita inclinaba la cabeza en solemne silencio. Nadie podía tocar aquella carpa impunemente. Si cualquier hombre o bestia se atrevía a tocarla, la muerte era su pena segura. ¿Qué ocurría con aquella carpa? Era el templo del Dios vivo. En cuanto a la carpa en si, no tenia nada en particular, pues exteriormente era de material común, pero el grande Dios la había elegido para hacerla su morada.

 

¿Te das cuenta ahora de lo que sucedió en tu conversión? Dios entró en tu corazón. Y lo hizo su templo. En los días antiguos Dios moraba en un templo hecho de piedras; hoy El mora en un templo compuesto de creyentes vivos. Cuando de veras entendamos que Dios ha hecho de nuestros corazones su morada, ¡Que profunda reverencia inundará nuestras vidas! Toda liviandad, toda frivolidad, y aun todo deseo de agradarnos a nosotros mismos cesará al saber que nosotros somos el templo de Dios y que el Espíritu de Dios mora en nosotros. ¿Te has dado cuenta cabal de que, dondequiera que vayas llevas contigo al Espíritu Santo de Dios? No llevas simplemente tu Biblia contigo, ni siquiera buenas enseñanzas acerca de Dios, sino a Dios mismo.

 

La razón porque muchos cristianos no experimentan el poder del Espíritu, aunque El more verdaderamente en su corazón, es la falta de reverencia. Y les falta la reverencia porque sus ojos no se han abierto  al hecho de aquella presencia. Es un hecho real, pero no lo han visto. ¿Por qué algunos cristianos viven vidas victoriosas mientras otros viven en constante derrota? La diferencia no se explica por la presencia o ausencia del Espíritu ( porque El mora en el corazón de cada hijo de Dios) sino en esto: en que algunos se han dado cuenta de su presencia y otros no. La verdadera revelación de la presencia del Espíritu  revolucionará la vida de cualquier cristiano.

 

Tomado del libro “La cruz en la vida cristiana normal”. EDIROTIAL PORTAVOZ.


Este post fue escrito por:

- quien ha escrito 39 posts en Reflexiones Cristianas.


Contacta al autor


Puedes seguir leyendo:

Deja tu comentario con Facebook

3 Comentarios en este post

  1. sharly dice:

    genial, justo lo que necesitaba para acercarme mas a Dios , muchas gracias! por esta riqueza de enseñanza, que Dios la siga Bendiciendo

  2. gloriazulma dice:

    solo teniendo a DIOS como mi única dependencia lograre lo que EL tiene para mi

  3. saul chan dice:

    en ocaciones solo pienso en algo que quiero pero la gran cantidad de obstaculos que se me presentan me impiden lograrlo creo que me ha estado intimidando ese jigante gracias hoy lo puedo entender solo necesito confiar en lo que el apostol Pablo dice “todo lo puedo en cristo que me fortalice”… dios bendiga estas reflexiones y q siga ayudando a muchos que hoy an avandonado sus sueños…. bendiciones

Deja tu comentario!