Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

¿Es Él suficiente?

¿Es Jesús suficiente? Esa es una pregunta que muchos cristianos necesitan hacerse. Tienen abundancia de posesiones materiales; pero, ¿dependen estos creyentes de Jesús? ¿O de sus cosas?

Si bien las Escrituras no condenan tener riquezas en tanto se tenga las prioridades en orden y se trate las necesidades de los demás, aquellos de nosotros con relativa riqueza debemos recordar que Jesús —y no las riquezas— es quien nos sustenta.

El apóstol Pedro nos ayuda con esto al relatar la historia del cojo que pedía limosna en la puerta del templo en Jerusalén. Este hombre le pidió dinero a Pedro, pero el apostol le respondió: «No tengo plata ni oro, pero lo que tengo te doy; en el nombre de Jesucristo de Nazaret, levántate y anda» (Hechos 3:6).

El hombre que yacía a la puerta ese día pensó que el dinero era la respuesta a sus problemas, pero Pedro le mostró que la respuesta era Jesús. Y sigue siéndolo.

Leí acerca de un grupo de cristianos chinos que tienen mucho que enseñarnos mientras buscan difundir el Evangelio en su patria y más allá de sus fronteras. Estos creyentes dicen: «No podemos darnos el lujo de financiar grandes programas o elaboradas presentaciones del Evangelio. Jesús es todo lo que tenemos para darles a las personas».

Jesús es suficiente para nuestros hermanos y hermanas en China. Él es suficiente para los pobres. ¿Es Él suficiente para ti?



Ultimos comentarios
  1. Joffre
  2. jensy altagracia
  3. Ayestas
  4. ALFREDO
  5. ROSMERY CASTRILLON B
  6. jennyfher tatiana

Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: