Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Aliento continuo

El día del Padre se celebra en muchos países alrededor del mundo. Aunque los orígenes, las actividades y el día de observancia en sí difieren ampliamente, todos comparten el hilo común de honrar a los padres por su papel como las personas a cargo de la crianza de sus hijos.

Para el día del Padre de este año, he decidido hacer algo diferente. En vez de esperar a recibir una tarjeta o una llamada telefónica de mis hijos, voy a enviarles palabras de aprecio a ellos y a mi esposa. Después de todo, sin ellos no hubiera llegado a ser un papá.

Pablo instruyó a los padres a ser una parte positiva del desarrollo de sus hijos más que una fuente de ira y desaliento. Escribió. «Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor» (Efesios 6:4). «Padres, no exasperéis a vuestros hijos, para que no se desalienten» (Colosenses 3:21). Estos dos versículos están incrustados en pasajes que tratan acerca de amarse y honrarse unos a otros en las relaciones familiares.

A medida que los hijos crecen, el papel de un padre cambia, pero no termina. La alabanza y el aliento son bienvenidos, ya sea que un hijo tenga cuatro o cuarenta años de edad. La oración siempre es poderosa. Y nunca es demasiado pronto para restaurar una relación rota con algún hijo o hija.

Padres, ahora es un buen momento para decirles a sus hijos cuánto les amáis y les apreciáis.



Ultimos comentarios
  1. edith moncada
  2. shirley calderon.

Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: