Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Aprender a vivir como verdaderos cristianos – 1ra parte

1ª Pedro 2, 11-25

Mientras no aprendamos por fin a vivir como peregrinos y extranjeros en este mundo jamás aprenderemos a vivir como verdaderos cristianos y por ello de nuevo nuestro hermano Pedro nos insta, nos ruega, nos exhorta, (del griego: parakaléo, un ruego insistente, urgente, necesario) a que éste debe ser nuestro estilo de vida en el mundo pues estamos de paso por él y por ello todas las instrucciones siguientes si bien están muy enmarcadas en las realidades de la vida diaria como es el tema de nuestras perspectivas políticas, familiares, hábitos alimenticios, bebestibles, y una serie de actividades propias de esta vida transitoria, siempre todas ellas deben estar enmarcadas en este cuadro grande que es la eternidad y la gloria futura.

Sin un visión correcta de la esperanza no podremos vivir las realidades transitorias de manera adecuada y testimonial y estas realidades pueden terminar ahogando la semilla de fe del evangelio si no tenemos ese cuidado, como en la parábola del sembrador cuya semilla cayó entre espinos y no pudo desarrollarse sino que la ahogaron los mismos espinos que significaron los afanes y placeres de este mundo, así los cristianos estamos más que propensos a ser absorbidos por el trajín de esta vida. Por ello se hace más imperativo que atendamos el llamado del pastor para sin abstraernos de este mundo no seamos a la vez succionado por él sino al contrario seamos esas personas que nos señalaba el pastor en la semana pasada, los “anunciadores de las virtudes de aquel que nos llamó de las tinieblas a su luz admirable”.



Ultimos comentarios
  1. Florángel Rojas

Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: