Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

El amor a las reglas

LEA:  Romanos 13:1-10
El cumplimiento de la ley es el amor. —Romanos 13:10
Cuando enseño redacción, explico que por lo general es mejor primero usar palabras o frases cortas en una serie, como «artes y letras» y «la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad». A principios de mi carrera, les explicaba a los autores que simplemente suena mejor así, pero luego descubrí una «regla» al respecto; y aprendí que es más probable que los autores acepten cambios editoriales cuando les puedo indicar una regla que cuando simplemente les digo «confíen en mí».

Esto es típico de la naturaleza humana. Tenemos una relación de amor/odio con las reglas. No nos gustan, pero sin ellas no estamos seguros de cómo diferenciar lo correcto de lo incorrecto.

Dios tenía una relación con Adán y Eva basada en una amorosa confianza. La única regla necesaria era la que les protegía del conocimiento que les llevaría a la muerte. Pero, cuando la desobediencia quebrantó esa relación de confianza, Dios añadió más reglas para proteger a la pareja desobediente y a su descendencia.

En Cristo, Dios proclamó una vez más que la buena vida que quiere para nosotros no se basa en reglas sino en una relación. Tal y como Pablo escribió, todos los mandamientos pueden resumirse en una sola palabra: amor. Porque estamos «en Cristo» podemos disfrutar de la paz con Dios y los demás —no porque haya una regla, sino por amor.



Ultimos comentarios
  1. joselo

Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: