El Cristo de la Zarza

Muchos pueblos en el valle de la Decisión; porque cercano está el día de Jehová en el valle de la Decisión.
Joel 3:14
Para ser más semejante a Jesús, el ser humano necesita contemplarlo
diariamente desde diferentes ángulos. La Biblia es el libro del Cordero, y en ella encontramos al Mesías simbolizado de diferentes maneras.

La zarza que ardía y no se consumía es una de las figuras de Cristo. En ella podemos encontrar simbolizada su persona. Él es Dios y hombre al mismo tiempo. Es hombre, pero continuó siendo Dios. Si sacamos su divinidad, su sangre no tendría poder para expiar el pecado del hombre, y si sacamos su humanidad no existiría sangre, y sin sangre no habría remisión de pecados.
Mira la zarza. La madera es el producto débil e inconsistente de la tierra -es el “renuevo”, la “raíz de tierra seca”-, pero Dios está en ella, y por eso no se consume.

En la zarza podemos encontrar también simbolizados los sufrimientos de Cristo. El fuego trata de herirla, consumirla, destruirla, pero no lo
consigue. El enemigo persiguió a Jesús desde su nacimiento hasta su muerte, pero nada consiguió. El fuego no puede consumir a la zarza.

El tercer aspecto simbolizado en la zarza es su poder. Él venció la muerte. ¿De qué sirve que el fuego quiera consumirla? Se levantó de la tumba. El imperio del enemigo quedó derrotado para siempre.

En este día, amigo mío, mira al Cristo de la zarza (Deuteronomio 33:16) y no tengas miedo de enfrentar las dificultades, por mayores que puedan parecer.

No estás solo. Mira hacia atrás. Ya venciste muchas barreras en la vida y todavía continúas vivo. ¿Por qué? Porque la “zarza ardía y no se consumía”.

Mira hacia delante. Puede haber nubes oscuras y tormentas. Puede haber truenos, pero la voz de Jesús se escucha clara: “Cuando pases por el fuego, no te quemarás” (Isaías 43:2). Los jóvenes hebreos en el horno ardiente, los mártires que fueron quemados al comienzo de la era cristiana, si pudiesen ver su lucha, te dirían: “Sigue adelante, nosotros lo conseguimos; tú también lo conseguirás”.

Ahora una pregunta: ¿Tenemos la seguridad de que Cristo está en nosotros por medio de su Santo Espíritu? ¿Está morando en nuestro corazón porque vivimos una vida diaria de comunión con él? Si no es así, el mensaje de la zarza no tendrá consuelo para nosotros. En el día final, cuando el Cristo de la zarza retorne en gloria y majestad, como fuego consumidor, sólo habrá dos grupos:

los que no lo dejaron habitar en su corazón y que serán como grama seca (Malaquías 4:1), y los que en medio del fuego habitarán seguros. Dios quiera que estemos en el segundo grupo.



Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: