Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

El valor de los amigos

LEA:  1 Samuel 20:12-17
Y Jonatán… amaba [a David] como a sí mismo. —1 Samuel 20:17
Juan Crisóstomo (347–407) fue uno de los grandes predicadores de la iglesia primitiva. Recibió el nombre de Crisóstomo que significa «boca de oro» debido a sus elocuentes sermones.

He aquí una de sus profundas reflexiones en cuanto al valor de los amigos: «Tal es la amistad, que por medio de ella amamos los lugares y las estaciones; por cuanto, cuando… las flores dejan caer sus dulces hojas en la tierra a su alrededor, así los amigos imparten favor incluso en los lugares donde moran. Con amigos, incluso la pobreza es agradable… Mejor sería para nosotros que el sol se extinguiese a que estuviésemos sin amigos».

La historia de Jonatán y David ilustra el valor de la amistad. Aunque el demente rey Saúl estaba a la caza de David, éste último cobró ánimo de su amistad con el hijo de Saúl. «Y Jonatán… amaba [a David] como a sí mismo» (1 Samuel 20:17). Su relación se caracterizaba por la confianza, la comprensión y el aliento. Cuán difícil le hubiera sido a David resistir esta injusta persecución sin el alimento de la amistad basada en el Señor (v.42).

La antigua voz de Crisóstomo y el testimonio de David y Jonatán nos recuerdan la necesidad de alimentar las amistades que Dios nos ha dado.



Ultimos comentarios
  1. Evelyn Mendez
  2. esther

Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: