Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Fortaleza

“Jehová es mi luz y mi salvación, ¿de quién temeré? Jehová es la fortaleza de mi vida; ¿de quién he de atemorizarme?”
Salmos 27:1
¿Has deseado alguna vez ser alguien fuerte? ¿Quieres saber cual es la diferencia entre una persona fuerte y una persona de fortaleza?

Esta inquietud de ser capaz de percibir la diferencia entre la una y la otra nació en mí cuando hace tiempo recibí de manos de una querida amiga la siguiente lectura perspicaz:

– Una persona fuerte hace ejercicios todos los días para mantenerse en forma; una persona de fortaleza se arrodilla a orar para mantener su alma en forma.
– Una persona fuerte tiene fe en que tiene fuerzas suficientes para el viaje, una persona de fortaleza tiene fe en que el viaje la hará más fuerte

– Una persona fuerte a nadie permite que le quite lo mejor de sí; una persona de fortaleza da lo mejor de sí a todos.

– Una persona fuerte camina con pasos seguros, mientras que una persona de fortaleza sabe que Dios la ayudará si cae.

– Una persona fuerte muestra en su rostro confianza; una persona de fortaleza muestra una expresión de gracia.

– Una persona fuerte comete errores y los evita en el futuro, mientras que una persona de fortaleza se da cuenta de que los errores en la vida también pueden ser bendiciones de Dios, y aprende de ellos.

La diferencia fundamental entre la una y la otra se pone de manifiesto cuando topamos con una persona que tiene su fortaleza en Jehová. Tal cosa siempre salta a al vista; no se puede ocultar. Cuando nuestra vida está escondida con Cristo en Dios, él se convierte en nuestra roca y fortaleza ante todos los embates de la vida diaria.

Cuando salgas esta mañana a afrontar todo lo que tengas que acometer en tu vida, alza tu rostro y levanta el ánimo, confiada en la dirección del Señor.

Camina erguido sin miedo, porque Jehová es tu fortaleza y no tienes nada de que atemorizarte.



Ultimos comentarios
  1. Isabel Zaragoza Garcia
  2. Laura Mendoza Villalobos

Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: