Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Ligero como una pluma

LEA:  2 Samuel 6:12-23
El corazón alegre constituye buen remedio. —Proverbios 17:22
Algunas veces, los cristianos podemos ser muy serios, preocupados por mantener la dignidad. Pero esa es una actitud extraña, ya que estamos unidos a un Dios que nos ha dado Su maravilloso don del gozo y la risa.

¡Divertirse está bien! Por supuesto, cada familia expresa su diversión de maneras distintas. Agradezco que en nuestra casa siempre haya habido risas. Las batallas de agua, las competiciones, las bromas cariñosas y la hilaridad eran fáciles para nosotros. La risa ha sido un regalo de la bondad de Dios que nos ayudó a soportar algunos de los días más oscuros de nuestras vidas. El gozo del Señor siempre ha sido nuestro refugio (Nehemías 8:10).

Cuando el rey David trajo el arca del pacto a Jerusalén desde la casa de Obed-Edom, danzó «con toda su fuerza» delante de Jehová (2 Samuel 6:14). La palabra hebrea indica la idea de exuberancia gozosa y está íntimamente relacionada con nuestra expresión «ser el alma de la fiesta». De hecho, en el versículo 16 se dice que David estaba «saltaba y danzaba». Mical, la esposa de David, pensó que esas manifestaciones de alegría de su marido era impropias de la dignidad de un rey, y reaccionó con fuerte severidad. La respuesta de David fue anunciar que se haría «más vil» (v.22). Su espíritu estaba flotando y él se sentía «ligero como una pluma».

Tómate un tiempo para reírte (Eclesiastés 3:4).



Ultimos comentarios
  1. Mayra Alejandra
  2. lucia mahlberg
  3. ARTURO
  4. cesar

Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: