Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Nuestra brújula moral

LEA:  2 Crónicas 7:1-14
Si… mi pueblo… se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo… perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra. —2 Crónicas 7:14
Se dice que cuando a Abraham Lincoln le presentaron a la autora Harriet Beecher Stowe, éste dijo que era «la mujercita que escribió el libro que comenzó esta gran guerra».

Aunque el comentario del Presidente Lincoln no era totalmente en serio, la novela de la Sra. Stowe, La Cabaña del Tío Tom jugó un papel decisivo en la abolición de la esclavitud en los Estados Unidos. Su gráfica descripción del racismo y de la injusticia de la esclavitud ayudó a guiar hacia el inicio de la Guerra Civil. Finalmente, la proclamación de emancipación de Lincoln declaró que todos los esclavos «serán libres». Así, la novela de la Sra. Stowe ayudó a cambiar la brújula moral de una nación.

Siglos antes, al rey Salomón se le dijo qué podría cambiar la brújula moral de Israel. Era comenzar con humildad y confesión. El Señor le dijo a Salomón: «Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra» (2 Crónicas 7:14).

Como comunidad cristiana, debemos comenzar con un inventario de nuestras propias vidas. Al buscar humildemente a Dios con oración y arrepentimiento, los cambios comenzarán en nuestras vidas. Dios entonces puede usarnos para cambiar la brújula moral de una nación.



Ultimos comentarios

Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: