Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Siguiendo al Buen Pastor

Cerca del poblado de Gevas al este de Turquía, mientras los pastores tomaban su desayuno, una de sus ovejas saltó por un precipicio de casi 14 metros y se mató. Luego, ante la mirada de asombro de los pastores, el resto del rebaño la siguió. En total, 1.500 ovejas se lanzaron ciegamente por el precipicio. La única buena noticia era que la caída de las últimas mil ovejas fue amortiguada por la creciente pila de lana de aquellas que habían saltado primero. 450 ovejas murieron según el diario The Washington Post

A menudo, la Biblia se refiere a los seres humanos como ovejas (Sal. 100:3; Is. 53:6; Mt. 9:36).
Al distraernos fácilmente y al ser susceptibles a la influencia de otros, preferimos seguir a la multitud que a la sabiduría de nuestro Buen Pastor.
Me alegra que la Biblia también describa a las ovejas de una manera positiva.
Jesús dijo: “Yo soy el Buen Pastor. . . . Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco y me siguen” (Juan 10:14,27).

Así que, algunas de las preguntas que debo responderme son:
¿A quién estoy siguiendo?
¿Sigo a unos o a otros según mi conveniencia?
¿Sigo consejos humanos y egocéntricos?
¿Sigo mis propias pasiones? ¿O sigo la voz y la dirección del Buen Pastor?
Nuestro desafío es evitar el error de las ovejas que ciegamente se siguieron unas a otras para lanzarse por un precipicio.

Debemos hacernos el propósito diario de preguntarnos:
¿Estoy escuchando la voz del Buen Pastor? ¿Le estoy siguiendo?
Sigue a Cristo, no a la multitud!



Ultimos comentarios
  1. Ruthbelis Simanca

Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: