Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Todo trata del corazón

LEA:  Mateo 15:7-20
Pero lo que sale de la boca, del corazón sale. —Mateo 15:18
Cada vez que Susana abre la boca, es como el sonido de una sirena de ambulancia. Este anuncio de televisión utiliza el humor para indicar que un problema dental podría revelar un achaque físico más grave. ¡Así que es mejor que vaya a su dentista pronto!

El anuncio me hizo pensar en lo que sale de mi boca cuando la abro. Jesús dijo que nuestras palabras provenían de nuestro corazón (Mateo 15:18). Los fariseos se sintieron ofendidos cuando les dijo: «No lo que entra en la boca contamina al hombre; mas lo que sale de la boca, esto contamina al hombre» (vv.11-12). Ellos pensaban que estaban bien con Dios porque seguían reglas estrictas, incluyendo la purificación ritual de las manos antes de comer, y porque comían sólo alimentos «puros». Jesús golpeó su orgullo.

Jesús también golpea nuestro orgullo. Puede que pensemos que somos piadosos porque vamos a la iglesia con regularidad u oramos, pero luego nos involucramos en chismes o habladurías a espaldas de las personas. Santiago 3:9-10 dice: «Con [nuestra lengua] bendecimos al Dios y Padre, y con ella maldecimos a los hombres… De una misma boca proceden bendición y maldición… esto no debe ser así».

Si sale el sonido de una sirena cuando abrimos la boca, tenemos que examinar nuestro corazón y pedirle al Señor que nos perdone y nos ayude a ser una bendición para los demás.



Ultimos comentarios
  1. jorge
  2. ROSMERY CASTRILLON B
  3. LISSETTE

Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: