Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Volviendo a casa

LEA:  Salmo 73:21-28
Me has guiado según tu consejo, y después me recibirás en gloria. —Salmo 73:24
Cuando era niño, uno de mis pasatiempos favoritos era caminar por el riachuelo detrás de nuestra casa. Esas caminatas significaban una gran aventura para mí: saltar rocas, observar aves, construir presas, seguir rastros de animales. Si lograba llegar a la desembocadura, mi perro y yo nos sentábamos a compartir el almuerzo mientras mirábamos aterrizar aviones del otro lado del lago.

Nos quedábamos todo el tiempo posible, pero sólo hasta el atardecer, pues mi padre me quería de vuelta en casa antes de la noche. En el bosque, las sombras se alargaban y las hondonadas se oscurecían rápidamente. Durante todo el camino de vuelta anhelaba ya estar en casa.

Nuestro hogar estaba sobre una colina detrás de unos árboles, pero la luz siempre permanecía encendida hasta que llegara toda la familia. A menudo, mi padre se sentaba en el porche de atrás y leía el periódico mientras me esperaba. «¿Cómo te fue?», preguntaba. «Bastante bien», le decía, «pero qué bueno es estar en casa».

Estos recuerdos me hacen pensar en otro viaje, el que estoy haciendo ahora. No siempre es fácil, pero sé que al final me espera mi Padre bondadoso y mi hogar eterno. Estoy ansioso por llegar.

Me están esperando. La luz está encendida y mi Padre celestial me espera. Supongo que me preguntará, así como mi papá solía hacerlo: «¿Cómo te fue?» «Bastante bien», le diré, «pero qué bueno es estar en Casa».



Ultimos comentarios
  1. olga regina ruelas gonzalez

Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: