Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

¡VIVE!

destacados animo , pensamientos cristianos, oraciones cristianas, mensajes cristianos para jovenes, devocionales cristianos
 “Jesús le dijo: Porque me has visto, Tomás, creíste; bienaventurados
los que no vieron y creyeron” (Juan 20:29).

¿Se ha preguntado alguna vez qué sucedió con los discípulos de
Jesús? No esperaban que resucitara. Una y otra vez, el Maestro les
había dicho que moriría y después de tres días se levantaría de la
tumba, pero no lo entendieron.

Cuando Jesús murió, los discípulos eran once hombres atemorizados
que corrían a esconderse para salvar la vida. Su líder había muerto y
su sueño se ha­bía hecho añicos. Sin embargo, varios días después
de la resurrección, aquellos mismos once hombres eran audaces,
valientes y visionarios. ¿Qué provocó tan gran cambio? No era que
vieran una tumba vacía; era que habían visto a Cristo vivo, resucitado
de entre los muertos. Por fin lo entendieron todo y estaban ansiosos por
compartir la buena nueva.

Los fariseos trataron de difundir el rumor de que los discípulos
habían llega­do por la noche y robaron el cuerpo y así poder decir a
la gente que había resu­citado (ver Mat. 27:64). Pero, ¿qué ganaban
los discípulos urdiendo tal engaño? La mayoría de ellos perdió la
vida por defender sus convicciones. ¿Quién estaría dispuesto a morir
por defender una mentira? Si los discípulos mentían, engaña­ban
deliberadamente al mundo entero.
Una de las razones de la propagación del cristianismo en el siglo I
D.C. era el comportamiento puro, honesto, sincero y veraz de los
discípulos. Todo el men­saje de Cristo es que nos amemos unos a otros,
seamos amables y digamos la verdad. ¿Podrían haber vivido una mentira
colosal? No, habían visto a Cristo resucitado. Sus vidas cambiaron
radicalmente. Así, salieron al mundo para con­tar la buena nueva del
amor de Cristo por cada persona, de su muerte como su sustituto, de su
resurrección para vencer a la muerte y que él vive.

Solo un discípulo se libró del martirio. Santiago, hijo de Alfeo, fue
apedrea­do y Tadeo, su hermano, decapitado. Pedro, Andrés, Felipe y
Bartolomé fueron crucificados. Mateo, Tomás y Santiago, hijo de
Zebedeo, fueron muertos a espada. Marcos fue arrastrado hasta morir. Tan
solo Juan murió de viejo.
Señor, ya sea por mi vida o por mi muerte, quiero ser siempre un
testigo de la verdad.



Ultimos comentarios
  1. Luis carlos
  2. MARIBEL
  3. MARIBEL
  4. Myrna
  5. angel fernando mendoza
  6. RODOLFO
  7. gregorio hernandez galvan

Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email:

×