Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

El camino ancho

“Porque nada de lo que hay en el mundo -los deseos de la carne, los
deseos de los ojos y la vanagloria de la vida- proviene del Padre, sino
del mundo”
(1 Juan 2:16)

La BlBLIA enseña que solo hay dos caminos: uno bueno y otro malo, el
camino a la vida eterna y el que lleva a la perdición. No hay, como
algunos quisieran, una tercera vía, la calle de en medio. Jesús habló
de esos dos caminos en Mateo: 13 y 14. Hoy hablaremos de qué significa
transitar por el camino ancho.
Cuando estoy al volante de mi automóvil, prefiero circular por una
cómoda autopista de dos carriles a hacerlo por una carretera de un solo
carril. Una autopista tiene más espacio y me permite conducir con más
rapidez y seguridad. Jesús habló de una puerta ancha y de un camino
ancho (en términos modernos, una autopista). Como el camino ancho tiene
un acceso cómodo y fácil de seguir, está muy transitado. En la
ilustración de Jesús, el camino ancho “presenta los caminos del mundo.
En esta carretera usted no tendrá problemas para entrar porque el
acceso es muy amplio. Por esa vía puede circular “todo lo que hay en el
mundo; los deseos de la carne, los deseos de los ojos y la vanagloria de
la vida”(1 Juan 2:16).
Circulando por esa carretera usted jamás se sentirá solo; siempre
estará bien acompañado, porque es fácil de seguir. Pero recuerde que
la multitud siempre lleva por mal camino. “Hay camino que al hombre le
parece derecho, pero es camino que lleva a la muerte” (Prov. 16:25).
“Por el camino a la muerte puede marchar todo el género humano, con
toda su mundanalidad, todo su egoísmo, todo su orgullo, su falta de
honradez. Mi envilecimiento moral. Hay lugar para las opiniones y
doctrinas de cada persona; espacio para que sigan sus propias
inclinaciones y para hacer todo cuanto exija su egoísmo. Para andar por
la senda que conduce a la destrucción, no es necesario buscar el
camino, porque la puerta es ancha, y espacioso el camino, y los pies se
dirigen naturalmente a la vía que termina en la muerte” (Así W»
Jesús [APIA, 2007], pp. 211,212)
Escoger el camino ancho es un error. El camino angosto es el camino con
Cristo.



Ultimos comentarios
  1. Geovanny Tejada
  2. Myrna
  3. Amanda
  4. Mayra Rodríguez

Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: