El perdón de Dios

Publicado el 18 June 2012

destacados consejos y principios , pensamientos cristianos, oraciones cristianas, mensajes cristianos para jovenes, devocionales cristianosMuchas veces he leído la historia del Hijo pródigo, en donde un muchacho joven le pide su parte de herencia en vida al padre y se va de su casa.

 

Este se gasta todo el dinero en poco tiempo, no solo eso sino que lo derrocha en cosas que no valen la pena y que son pasajeras: vino, mujeres, fiestas. El no guardo nada para el final, pensando que le podría llegar a hacer falta o que iba a ser de el cuando todo se le terminase. Ni siquiera ahorro algo para invertir y mucho menos se pregunto lo que hubiera querido su padre como para honrarlo, sino que termino tirado en un chiquero comiendo de la comida de los cerdos, todo embarrado, asqueroso y sin un peso.

 

El con la cabeza a gachas luego de pensarlo, y darse cuenta que no hay mejor lugar que con su padre vuelve a su hogar, su padre lo recibe con los brazos abiertos y hace una fiesta para el, de los mas contento de que su hijo haya vuelto sin importar lo que haya hecho antes con, el dinero o con lo que sea.

 

Así es Dios con nosotros, no importa cuan bajo hayamos caído, lo que sea que hayamos hecho. Desde un simple robo en un vuelto en el quiosco hasta el robo en un banco, un asesinato o una mentira a nuestros padres, o gastarnos todo el dinero sin invertir y sin un propósito.

El solo nos esta viendo, anhelando por nuestro regreso a sus brazos en donde nos sostiene, nos abraza, nos perdona y nos susurra al oído “tranquilo hijo, yo me ocupo, todo va a estar bien si estas conmigo”.

 

Solo necesitamos darnos cuenta que El realmente nos perdona, su amor es tan eterno y puro que cuando le pedimos perdón en verdadero arrepentimiento el se olvida de nuestro pecado, y sufre al vernos mal.

Tanto fue su amor, que mando a su UNICO HIJO a morir por nosotros, esa cruz es el puente entre nuestro pecado y el Padre.

 

Nos creo, nos ama, y simplemente nos perdona, nos espera, anhela por nuestro regreso, por abrazarnos, disfruta de vernos felices y gozosos viviendo para El.

Lo único que tenemos que hacer es reconocer nuestro error, nuestra falla, pedirle perdón, y volver a casa con El.

 



Este post fue escrito por:

- quien ha escrito 362 posts en Reflexiones Cristianas.


Contacta al autor


Puedes seguir leyendo:

Deja tu comentario!