Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Usa tu don!

Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios. 1 Pedro 4:10.

Erik vivía como si no necesitase de nadie. En cierta ocasión, mientras un incendio destruía la casa de un vecino y todos corrían de un lado para otro tratando de ayudar, él miraba de brazos cruzados. Entonces, alguien le preguntó:
-¿No vas a hacer nada? ¿Te vas a quedar mirando, solamente? -Cada uno cuida de su vida -respondió, levantando los hombros. Y se alejó como si nada estuviese sucediendo.

La indiferencia parece ser el mal de nuestro siglo. Las personas están tan ocupadas en resolver sus propios problemas que llegan al punto de pensar que son las únicas que existen y que necesitan de ayuda.

Pero, el consejo de Pedro es que, si queremos ser gente realizada y feliz, debemos vivir al servicio de los demás. Es interesante el modo en que Pablo empieza el versículo de hoy: “Cada uno”, dice. La responsabilidad de ministrar los dones del Espíritu no es colectiva; empieza con el individuo. Nadie puede esconderse detrás de los otros, bajo pena de caer en la arena movediza de la indiferencia.

Cada uno, “según el don que ha recibido”. Nadie vino al mundo sin algún don, y todos somos responsables por administrar ese don en favor del ser humano. El ejercicio del don para ayudar al semejante hace de una persona un ser altruista y victorioso.

La palabra “ministrar”, en griego, es diakoneo, que significa “servir”. El secreto de una vida realizada es el servicio. Vivir solo en función de las pro­pias necesidades, sin prestar importancia a las necesidades ajenas, convierte al corazón en un pozo de egoísmo.

La diferencia entre un manantial y un pozo es que el manantial deja correr sus aguas, y por eso permanece limpio y transparente. El pozo no; el pozo guarda, retiene y esconde. Con el tiempo, sus aguas se corrompen y solo sirven para provocar la muerte.

Toma este nuevo día como un día de servicio. Aprovecha cada minuto para usar el don que Dios te dio en favor de otros. Edifica vidas; haz felices a las personas que están a tu lado. Y recuerda el consejo de Pablo: “Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos adminis­tradores de la multiforme gracia de Dios”.



Ultimos comentarios
  1. Jose Gabriel
  2. Aida Naranjo
  3. Abigail Rivera Flores
  4. Ester
  5. Maggy
  6. laura justavino
  7. ANNELYZ
  8. yessica
  9. myrna
  10. ALEJANDRA
  11. yamile varela
  12. JULIO RODRIGUEZ
  13. Enrique
  14. Ana Garcia Rodriguez
  15. myrna
  16. pilar cruz
  17. Romis de Jesús Quintero
  18. Jose Jimenez
  19. Denys Anallely

Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: