Para ver a Cristo se necesita revelación

MARCOS 8:27-29 Salieron Jesús y Sus discípulos por las aldeas de Cesarea de Filipo. Y en el camino preguntó a Sus discípulos diciéndoles: ¿Quién dicen los hombres que soy Yo? Ellos respondieron, diciendo: Unos, Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, uno de los profetas. Entonces Él les preguntó: Pero vosotros, ¿quién decís que soy? Respondiendo Pedro, le dijo: ¡Tú eres el Cristo

En el versículo 27 el Señor preguntó a Sus discípulos: “¿Quién dicen los hombres que soy Yo?” Como hombre, Cristo no sólo era un misterio para aquella generación, sino también para la gente de hoy. A la pregunta del Señor, los discípulos replicaron: “Unos, Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, uno de los profetas” (v. 28). Esto indica que sin la revelación celestial, lo único que la gente puede comprender en cuanto a Jesús es que Él es el mayor de los profetas; nadie sabía que en efecto Él era el Cristo.

El versículo 29 dice: “Entonces Él les preguntó: Pero vosotros, ¿quién decís que soy? Respondiendo Pedro, le dijo: ¡Tú eres el Cristo!” Pedro tomó la iniciativa y declaró que Jesús era el Cristo. No habló del Señor de manera simple y general diciéndole que Él era Cristo, un ungido, sino que le dijo: “Tú eres _el_ Cristo”.Es posible que este término no sea tan significativo para nosotros hoy como lo fue en el tiempo de los discípulos. Pedro declaró que Jesús era el Cristo, el Ungido, el Mesías.

Cuando Pedro afirmó que Jesús era el Cristo, es muy posible que no lo haya entendido. No obstante, vio que aquella persona no era común ni corriente. Comprendió algo muy específico acerca del Señor: que Él era el Cristo, el Ungido de Dios, el Mesías.

 



Ultimos comentarios
  1. jesus
  2. Myrna

Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: