El mayor consuelo

Publicado el 30 July 2012

emociones y sentimientos destacados , pensamientos cristianos, oraciones cristianas, mensajes cristianos para jovenes, devocionales cristianos¿Por qué te confundes y te agitas ante los problemas de la vida?

Déjame al cuidado de tus cosas y todo te irá mejor.

Cuando te entregues a mi, todo se resolverá con tranquilidad según mis designios.

No te desesperes, no me digas una oración agitada, como si quisieras exigirme el cumplimiento de tus deseos.

Cierra los ojos del alma y dime con calma: Jesús, yo confío en ti.

Evita las preocupaciones angustiosas y los pensamientos sobre lo que puede suceder después.

No estropees mis planes queriéndome imponer tus ideas.

Déjame ser DIOS y actuar con libertad.

Entrégate confiadamente en mi.

Reposa en mi y deja en mis manos tu futuro.

Dime frecuentemente: Jesús, yo confío en ti, no seas como el paciente que le pide al médico que lo cure, pero le sugiere el modo de hacerlo.

Déjate llevar con mis brazos divinos.

No tengas miedo.

Yo te amo.

Si crees que las cosas empeoran o se complican a pesar de tu oración, sigue confiando.

Cierra los ojos del alma y confía.

Continúa diciéndome a toda hora: Jesús, yo confío en ti.

Necesito las manos libres para poder obrar.

No me ates con tus preocupaciones inútiles.

Satanás quiere eso: agitarte, quitarte la paz,

confía solo en mi.

Entrégate a mi, Yo Hago los milagros en la proporción de la entrega y confianza que tienes en mi.

Así es que no te preocupes, hecha en mi todas tus angustias y duerme tranquilo, dime siempre: Jesús, yo confío en ti y verás grandes milagros.

Te lo prometo por mi amor.


Este post fue escrito por:

- quien ha escrito 237 posts en Reflexiones Cristianas.


Contacta al autor


Puedes seguir leyendo:

Deja tu comentario con Facebook

1 Comentarios en este post

  1. Lindor Eduardo dice:

    Que enseñanza hermosa, ya en viejo me doy cuenta que el Señor me dio oportunidades para serle útil, pero me quede por el temor el miedo que me faltará la capacidad necesaria,probablemente no supe confiar en él, La historia de el Rey David es fascinante, un hombre con su grandes luchas internas y que no fue vulnerable a las caídas que tienen cualquier ser humano. Pero siempre supo como volver a su Dios. Creo que nosotros al tenerlo a Cristo (el segundo Adán) se acresentarón nuestras posibilidades de llegar a ese Dios, por medio de su hijo que en forma permanente nos esta brindando su amor. Ustedes son una herramienta de ese Dios, porque son utilizados por el Espíritu Santo para guiar a muchos creyenta estan fuera de la Iglesia.

Deja tu comentario!