Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Buscar a Dios

Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra. 2 Crónicas 7:14.

Rigoberto despertó con el rostro amarillo, ojeras profundas y una horrible sensación pastosa en la boca. Como un autómata, se levantó y se dirigió al baño. El encuentro con su imagen, ante el espejo, le produjo una horrible sensación de náuseas. Casi no se reconoció. Se lavó la cara con jabón, como si en aquel acto quisiese borrar de su mente el recuerdo de la noche de pecado que había vivido.
No era la primera vez. El joven de ojos grises y sonrisa de niño ingenuo sabía que no podía continuar con aquella vida. Conocía los principios bíbli­cos desde niño. Pero, eso no marcaba mucha diferencia. Cuando la tentación surgía, se convertía en una pobre e indefensa víctima de las tendencias que cargaba en su naturaleza.

Después de pecar se sentía sucio, inmundo, indigno del amor de Dios… y con ganas de morir. Había prometido a Dios tantas veces que su vida cambia­ría. Pero, cuanto más lo intentaba, más se hundía en la arena movediza de sus pobres intenciones.

Un día, en su desesperación, tomó la Biblia y encontró el versículo de hoy: “Si mi pueblo buscare mi rostro, yo sanaré sus tierras”, expresaba la promesa.
Sanar sus tierras; era eso lo que Rigoberto necesitaba. Sus tierras estaban enfermas de pecado. Nada podía hacer él para resolver ese problema, a no ser buscar a Dios.

La palabra “buscar”, en hebreo, es baqash; literalmente, significa “desear”. Todo lo que Rigoberto necesitaba hacer era desear, mirar a Jesús, y decirle: “Se­ñor, yo no puedo. Si dependiera de mí, estoy perdido. Por eso, vuelvo los ojos a ti. ¿Puedes hacer algo por este humilde pecador?” En ese momento, viene el cumplimiento de la promesa divina: “Yo sanaré tu tierra”.

Esa promesa continua válida para ti. Nada hay, en tu vida, que el Señor Je­sús no pueda sanar. La enfermedad del pecado es la peor de todas las enferme­dades, porque no solo mata el cuerpo sino también el espíritu. Pero, a lo largo de la historia, Dios siempre ha cumplido su promesa en la vida de aquellos que se han acercado a él con fe.

¿Qué harás tú con la promesa? Sal, para enfrentar la batalla de hoy, recor­dando que “si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra”.



Ultimos comentarios
  1. Maty Montoya
  2. Tania Estevez
  3. Irre
  4. GUADALUPE CONTRERAS
  5. arturo ake yama
  6. Dios Hara Cosas Grandes
  7. RICHARD
  8. Lorena.
  9. Myrna
  10. ernesto
  11. jonathan sanchez
  12. mirian sastre
  13. Maria Mora
  14. Ricardo Lon

Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email: