Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

O eres o no eres

nuestra relacion con dios destacados , pensamientos cristianos, oraciones cristianas, mensajes cristianos para jovenes, devocionales cristianosHermanos míos, ¿puede la higuera producir aceitunas, o la vid higos? Así también ninguna fuente puede hacer agua salada y dulce.
Santiago 3:12.

Diego se despertó jadeando. Había tenido pesadillas toda la noche. Al amanecer el nuevo día y mirarse en el espejo, vio las marcas de una noche mal dormida. Hace tiempo que Diego vivía un tormento; y sabía que era necesario cambiar de rumbo. Se quedaba hasta altas horas de la noche mirando películas de terror. Después, esas imágenes volvían a su inconscien­te durante las horas de reposo, y dificultaban su descanso.

Pero, la angustia de Diego iba más allá. Como el apóstol Pablo, se arrodi­llaba muchas veces y clamaba a Dios: “¿Por qué hago el mal que no quiero y el bien que deseo, no puedo?”

El versículo de hoy trae la respuesta. ¿Puede una fuente emanar agua salada y dulce al mismo tiempo? La respuesta es obvia. Eres lo que lees, oyes y miras. Son los mensajes que colocas en tu mente los que alimentan a la na­turaleza de Cristo o a la naturaleza pecaminosa, que habitan dentro de ti. Si deseas andar en los caminos de Dios, tendrás necesariamente que alimentar a la naturaleza de Cristo.

La incoherencia, en el comportamiento de Diego, era que anhelaba ser un buen cristiano, alimentando a la naturaleza mala. En el momento del accionar, su mente decía una cosa, teóricamente sabía qué camino seguir; pero, el cuerpo lo llevaba a andar por senderos extraños.

Si eres higuera, afirma Santiago, producirás higos. Pero, la tragedia de muchos es que, siendo higuera, quieren producir aceitunas. Y eso no funcio­na; es contrario a la naturaleza.

Haz de hoy un día de revisión de tus fuentes. Coloca en tu mente mensa­jes que alimenten y edifiquen a la naturaleza de Cristo. Revisa tu biblioteca, la colección de tus discos o tus videos. Piensa en los lugares que concurres cuando navegas en Internet. En fin, hazte la vida cristiana más fácil.

Dios está siempre dispuesto a dar fuerzas al cansado. Nada hay que él no pueda hacer en tu vida, si con humildad lo buscas.

Antes de ir hacia tus actividades diarias, recuerda la pregunta de Santia­go: “Hermanos míos, ¿puede la higuera producir aceitunas, o la vid higos? Así también ninguna fuente puede hacer agua salada y dulce”.



Ultimos comentarios
  1. daRIEN
  2. Irre
  3. Jorge Humberto Escalante Valenzuela
  4. Myrna
  5. guadalupe contreras
  6. anniel
  7. Luis Cesar
  8. Gustavo
  9. Ana maria Vega T.
  10. fredy
  11. carlos mendez
  12. nanzu
  13. leonor
  14. LAURA RIVERA
  15. leonardo
  16. ALEYDA
  17. victor carrillo
  18. Arnoldo Fsc Pessoa Fuentes
  19. MARIBEL
  20. MARIBEL ESTHER SANCHEZ CABARCAS

Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe las nuevas
reflexiones en tu correo!

Escribe tu dirección de email:

×