Fundador y prócer dos veces

landscape
Imagen por xparxy

(Natalicio de Francisco del Rosario Sánchez)

Francisco del Rosario Sánchez nació en Santo Domingo el 9 de marzo de 1817, durante los últimos años del período colonial conocido como la «España Boba».

No se sabe cuándo comenzó su relación con Juan Pablo Duarte, pero se cree que fue después de 1838 debido a que Sánchez no figuró entre los fundadores de la sociedad secreta «La Trinitaria». Pero aquel joven mulato posteriormente se hizo miembro de esa organización patriótica, se ganó la confianza de Duarte y pasó a ser el segundo jefe del movimiento.

A mediados de 1843, perseguido por el General Charles Hérard, Sánchez se dirigió de Los Llanos a Santo Domingo, cruzó a nado el río Ozama para avisar a Duarte, y logró evadir la persecución haciendo correr el rumor de que había muerto a causa de una enfermedad repentina. Desde su escondite, donde asumió la dirección del movimiento independentista como resultado del exilio de Duarte, Sánchez, con la colaboración de Matías Ramón Mella y Tomás de Bobadilla, redactó el Manifiesto de Independencia, que se publicó el 16 de enero de 1844. De ahí que la noche del 24 de febrero los conspiradores lo eligieran Comandante de Armas con el rango de coronel, reconociendo así su jefatura política y militar, y acordaran que Sánchez presidiera la Junta de Gobierno que había de dirigir los destinos de la república naciente.

A las once de la noche del 27 de febrero, los revolucionarios se reunieron en la Puerta de la Misericordia, y desde allí se lanzaron a ocupar el baluarte de El Conde. Fue así como en la madrugada del 28, Sánchez, de apenas veintisiete años de edad, izó la bandera nacional al amparo del lema «¡Dios, Patria y Libertad!» El golpe se consumó rápida y pacíficamente, pero una vez que se proclamó la independencia, se organizó la Junta Central Gubernativa en lugar del Comité Insurreccional, se impusieron en la nueva Junta los representantes del sector social más influyente, y resultó electo presidente Tomás de Bobadilla en lugar de Francisco del Rosario Sánchez.

En junio de 1861, habiendo proclamado unilateralmente el entonces presidente Pedro Santana la reincorporación de la República Dominicana a España con la que los dominicanos renunciaban a su soberanía nacional, Sánchez, a pesar de encontrarse gravemente enfermo, organizó una invasión por el territorio haitiano, pero finalmente cayó en una emboscada de las fuerzas del gobierno, fue herido, tomado prisionero y condenado a muerte. Consagrado por la historia como fundador y prócer de la República dos veces, murió fusilado el 4 de julio en el cementerio de San Juan de la Maguana.1

Gracias a Dios, cuya preeminencia Sánchez y sus compañeros trinitarios reconocieron en el lema nacional, todos podemos disfrutar de la libertad por la que dio su vida aquel prócer dominicano. Es que a fin de que pudiéramos ser verdaderamente libres, Dios invadió este mundo al enviar a su Hijo Jesucristo a que consumara pacíficamente nuestra independencia del reino del Maligno.1 Cristo fue traicionado, tomado prisionero, herido y condenado a muerte. Murió crucificado y fue sepultado como nuestro Prócer divino, pero resucitó y hoy está a la derecha del Padre como nuestro Soberano victorioso, ofreciéndonos libertad espiritual y eterna a todos los que nos apropiemos de ella.

Carlos Rey
Un Mensaje a la Conciencia
www.conciencia.net


1Frank Moya Pons, Manual de historia dominicana, 13a ed. (Santo Domingo: Editora Corripio, 2002), pp. 274,278-80,289,339,342-43; Enciclopedia Virtual Dominicana <http://www.wikidominicana.edu.do/wiki/Francisco_del_Rosario_S%C3%A1nchez> En línea 18 julio 2008.
2Jn 3:16; 8:32,36; 1Jn 5:19-20

Un Mensaje a la Conciencia

Palabras claves:, ,


Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *