«La he maltratado a golpes»

landscape
Imagen por Andrea Kirkby

En este mensaje tratamos el caso de un hombre que «descargó su conciencia» de manera anónima en nuestro sitio www.conciencia.net y nos autorizó a que lo citáramos, como sigue:

«[Estoy a punto de separarme porque] le he sido infiel a mi esposa y la he maltratado a golpes. Soy así porque la vida ha sido muy difícil para mí. He recibido muchos golpes y soy una persona dura. Muchas veces he pensado que Dios me ha abandonado y que no tengo nada que hacer aquí. Tengo dos hijos a quienes amo con mi vida, pero no sé qué hacer con esta situación…. A veces me siento como si no valiera nada, y la verdad es que estoy desesperado.»

Este es el consejo que le dio mi esposa:

«Estimado amigo:

»Lamentamos que haya tenido una vida tan difícil, y más aún que les esté haciendo la vida tan difícil a su esposa y a sus hijos. Usted ahora tiene algunas decisiones por delante, y las que tome determinarán su futuro y el futuro de sus inocentes hijos y de su esposa.

»La primera decisión es cómo va a manejar la separación de su esposa. Estamos de acuerdo en que se separen, porque de lo contrario la tendencia que usted tiene hacia el maltrato físico hace que corran mucho peligro tanto su esposa como sus hijos…. ¿Tratará usted de justificar su comportamiento en vez de asumir la responsabilidad por su conducta? …

»El sentir que no vale nada es… una manera de sentir lástima de sí mismo en lugar de concentrarse en sentir lástima por la situación en que se encuentran su esposa y sus hijos por culpa suya. ¿Está arrepentido por haberle sido infiel a su esposa? ¿Lamenta haberla maltratado? … ¿Pudiera pasar algún tiempo pensando en las personas a las que ha herido en vez de sentir lástima de sí mismo?

»También dice usted que muchas veces ha pensado que Dios lo ha abandonado. Lo cierto es que usted ha abandonado a Dios. Él le ha ofrecido el sacrificio de su único Hijo en la cruz para pagar el castigo por todos los pecados que usted ha cometido, pero en vez de aceptar su oferta, usted lo ha rechazado a Él y ha seguido con su conducta hiriente y pecaminosa.

»Ahora tiene la posibilidad de tomar la decisión de pedirle perdón a Dios en el nombre de su Hijo Jesucristo. Pero cuando lo haga, usted tendrá que estar tan arrepentido de sus pecados que hará todo lo posible por cambiar su actitud y su manera de ser en el futuro. No basta con pedirle perdón a Dios si usted no está de veras arrepentido por todo lo que ha hecho. El verdadero arrepentimiento va acompañado de un cambio de conducta.

»Por último, usted dice que ama a sus hijos. Lea el Caso 312 para que sepa los pasos que puede dar a fin de restaurar la relación que tiene con ellos. Le recomendamos que busque de inmediato consejería profesional….»

Con eso termina lo que Linda, mi esposa, recomienda en este caso. El caso completo, que por falta de espacio no pudimos incluir en esta edición, puede leerse con sólo pulsar la pestaña en www.conciencia.net que dice: «Casos», y luego buscar el Caso 484.

Carlos Rey
Un Mensaje a la Conciencia
www.conciencia.net


Un Mensaje a la Conciencia

Palabras claves:, ,


Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *