«Nunca le robé nada a mi suegra»

landscape
Imagen por Alpstedt

En este mensaje tratamos el siguiente caso de una mujer que «descargó su conciencia» de manera anónima en nuestro sitio www.conciencia.net, autorizándonos a que la citáramos:

«[Me siento desamparada] en mi corazón…. Me duele que mi esposo… siga desconfiando de mí. Hace más de un año, [cuando éramos sólo enamorados,] yo cometí el error de robarle dinero en diferentes ocasiones…. [Ahora] vivimos en casa con su mamá, y por muy mala suerte a ella se le perdió una cantidad de dinero inexplicablemente. Para mi esposo y para su mamá, la única responsable soy yo…. Ahora mi esposo y ella esconden las billeteras y cuentan el dinero para ver si no les falta nada. Mi esposo le da la billetera a su madre antes de irnos a dormir. Y yo solamente puedo observar y callar…. Yo nunca le robé nada a su mamá, pero nadie me cree, y vivir así en un hogar no se puede.»

Este es el consejo que le dio mi esposa:

«Estimada amiga:

»… Debido a que no le ha robado dinero a su esposo en más de un año, usted cree que él debiera volver a tenerle confianza. Pero el hecho de que admite haberle robado en varias ocasiones es un obstáculo considerable. Usted no robó una sola vez; lo hizo repetidas veces. En vez de ser apenas un error, o una sola vez cuando fue impulsiva y cedió a la tentación, fue un patrón de conducta que bien pudiera ser indicio de razonamiento erróneo de su parte.

»… ¿Le sucede que busca oportunidades para adquirir cosas en el supermercado o centro comercial sin pagar por ellas, debido a que los dueños de esos establecimientos tienen mucho más que usted? ¿Le produce el robo una sensación de felicidad emocional o como si hubiera ganado un juego o un premio?

»Si su respuesta a cualquiera de esas preguntas es afirmativa, entonces su problema es mucho más serio de lo que se imagina. Pero aun si con toda sinceridad puede contestar negativamente a esas preguntas, ¿cómo puede su esposo saberlo con toda seguridad? Hay una sola manera. Requiere tiempo, y el tiempo que exige va mucho más allá de un año. Él necesita comprobar en el transcurso de varios años que usted ya no se apropia de lo ajeno, ni cree que a veces se justifica hacerlo.

»Usted dice que es imposible vivir en un hogar donde le tienen tanta desconfianza, pero esa idea es falsa. ¡Sí es posible, y usted puede lograrlo! Puede demostrar durante un largo lapso de tiempo que usted ha cambiado, y puede optar por no ofenderse por el hecho de que se le oculten las billeteras de los demás. Nadie la está castigando. Usted está más bien afrontando las consecuencias naturales de lo que hizo.

»Sin embargo, sí necesita ayuda con sus actitudes y creencias, como también con su conducta. Dios, que es su Padre celestial, quiere darle la fortaleza y la perseverancia que usted necesita. Y mejor aún, Él desea de veras perdonarla de todo pecado que haya cometido. Pídale que lo haga hoy mismo.»

Con eso termina lo que Linda, mi esposa, recomienda en este caso. El caso completo, que por falta de espacio no pudimos incluir en esta edición, puede leerse con sólo pulsar la pestaña en www.conciencia.net que dice: «Casos», y luego buscar el Caso 592.

Carlos Rey
Un Mensaje a la Conciencia
www.conciencia.net


Un Mensaje a la Conciencia

Palabras claves:, , ,


Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *