«Sin considerar las implicaciones»

En este mensaje tratamos el caso de un hombre que «descargó su conciencia» de manera anónima en nuestro sitio www.conciencia.net y nos autorizó a que lo citáramos, como sigue:

«Me enamoré de una chica de dieciséis años. Llevo más de un año pretendiéndola.

»El problema es que pudiera ser mi hija porque yo tengo treinta y cuatro años. Le he demostrado con hechos que me preocupo por su bienestar. Quería un teléfono celular, así que le regalé uno. Su habitación estaba en pésimo estado, y se la arreglé, y le puse hasta aire acondicionado…. Pero ella jamás reconoce mis actos y mis esfuerzos. No sé qué hacer.»

Este es el consejo que le dio mi esposa:

«Estimado amigo:

»Nos alegra que nos haya contado su caso y pedido consejo. Esperamos que siga el consejo que vamos a darle….

»Los estudios pediátricos han demostrado que el cerebro de [un adolescente de dieciséis años] ni siquiera se ha desarrollado del todo, y que pudiera seguir en vías de desarrollo entre cinco y diez años más.1 En el cerebro del adolescente, la corteza prefrontal no ha hecho aún todas las conexiones necesarias. Como resultado, la mayoría de los adolescentes carecen de control de los impulsos, y no siempre reconocen la relación que hay entre un acto y las consecuencias que tiene.

»Debido a que la corteza prefrontal no se ha desarrollado por completo, los adolescentes tienen que valerse de la parte del cerebro llamada la amígdala para ayudarles a tomar decisiones. La amígdala cerebral tiende a considerar las emociones más que la razón. Por eso muchos adolescentes toman decisiones basadas en lo que sienten en vez de lo que saben.

»Es muy importante que los adolescentes tengan relaciones sociales con otros adolescentes, estando cada cual en la misma etapa de la vida. Los adolescentes no están listos para afrontar lo que se espera de ellos en las relaciones con adultos. Su cerebro no está listo para tomar decisiones adultas.

»Esa pudiera ser la razón por la que la joven aceptara sus regalos, que la hicieron feliz, sin corresponder a sus expresiones de afecto. Una mujer adulta sabría que usted está gastando dinero como una manera de demostrarle que le tiene afecto y desea cultivar una relación con ella. En cambio, una adolescente simplemente acepta lo que se le ofrece sin considerar las implicaciones que conlleva.

»Nosotros no sabemos a las leyes de qué país está sujeto usted. Sin embargo, en muchos países un hombre de su edad sería objeto de un juicio severo por contemplar el noviazgo con una adolescente. Si los padres de la joven no han objetado ante el interés que usted ha demostrado, es probable que los motiven fines lucrativos en vez de lo que más le conviene a la hija.

»Le instamos a que se olvide de esta joven y que invierta su tiempo participando en actividades para adultos. Si le pide a Dios, Él le dará la fuerza y la sabiduría que usted necesita.»

Con eso termina lo que Linda, mi esposa, recomienda en este caso. El caso completo, que por falta de espacio no pudimos incluir en esta edición, puede leerse con sólo pulsar la pestaña en www.conciencia.net que dice: «Casos», y luego buscar el Caso 638.

Carlos Rey
Un Mensaje a la Conciencia
www.conciencia.net


1«¿Qué pasa en el cerebro de un adolescente?», Healthy Children Magazine [Revista de los Niños Saludables], otoño 2007, American Academy of Pediatrics [Academia Estadounidense de Pediatría] <https://www.healthychildren.org/Spanish/ages-stages/teen/ Paginas/Whats-Going-On-in-the-Teenage-Brain.aspx> En línea 30 julio 2020.

Un Mensaje a la Conciencia

Palabras claves:, ,


Dejar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *